La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS MAYORES

LA TERCERA EDAD

 

La vejez

Los geriátricos

Los comportamientos y la salud

Vivir autónomamente

La actividad física

Memoria y envejecimiento 

El mejoramiento de la conducta

Intervenciones conductuales

Memoria y aprendizaje verbal

Las diferencias entre cohortes

El contexto social de las personas mayores

La especificidad de los retos en la vejez

Enfermedad crónica y discapacidad

Trastornos del sueño

Demencia

Cuidadores

El envejecimiento

La depresión en los mayores

Tratamiento conductual de la ansiedad

Importancia de la ansiedad en la edad avanzada

Conclusiones sobre la ansiedad

Conductas adictivas

El dolor crónico

 

En otro apartado de la Web se encuentra  el tema:

Ser una anciana

En esta sección de la Página de la Vida veremos la problemática personal y espiritual de la vejez. Expondremos las necesidades, los deseos, las frustraciones, la depresión y otras situaciones difíciles que viven quienes atraviesan por la última estación de la vida.

Hemos orientado el trabajo con la intención de que, por una parte, se mejore el entorno, el trato, la atención y los cuidados que requieren los ancianos. Por otra parte deseamos que el propio ser humano sea consciente de que se encamina hacia la vejez, y que necesita reflexionar y formarse espiritualmente para encarar las dificultades que se presentan en esta etapa de la vida. Nuestro objetivo es conseguir que las personas mayores vivan en plenitud, sean ellas mismas quienes promuevan su propia salud y se mantengan activas. 

El conocimiento espiritual transmite a la sociedad, a todos los grupos de edad, una imagen real de la vejez y de las personas mayores, esto es, una imagen más positiva y realista, y contribuye a que se acepte sin prejuicios lo que es propio de la vejez. Sólo el conocimiento que surge de la consciencia y de la reflexión puede producir un cambio humano y social. Es patrimonio de las personas mayores la plenitud, la actividad y la salud, pero éstas sólo pueden surgir de una vida espiritual.

La espiritualidad, que es sencillamente ser consciente y obrar apropiadamente, transforma al ser humano y le hace participar en su sociedad y cambiar el entorno, creando para las personas mayores (y para todos) espacios físicos y sociales en los que se anima al conocimiento propio, a la reflexión y al obrar apropiado. Las personas mayores se implican allí en actividades sociales, físicas e intelectuales, y, al hacer un mundo mejor, se sienten verdaderamente felices.

Aunque la generación actual de personas mayores tiene, en general, poco conocimiento espiritual, poseer este saber debe ser un objetivo de todo el proceso vital. De esta forma muchos millones de personas, que ya son mayores o que están llegando a una edad avanzada, podrán decidir cómo desean que sea la vida de la humanidad en esta tierra, cómo vivir sus futuros años y beneficiar a toda la humanidad de sus conocimientos y experiencia.

 

 

 

 

 

 

Home