La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

LOS PROTOCOLOS DE ZION

 

Protocolo I

Protocolo II

Protocolo III

Protocolo IV

Protocolo V

Protocolo VI

Protocolo VII

Protocolo VIII

Protocolo IX

Protocolo X

Protocolo XI

Protocolo XII

Protocolo XIII

Protocolo XIV

Protocolo XV

Protocolo XVI

Protocolo XVII

Protocolo XVIII

Protocolo XIX

Protocolo XX

Protocolo XXI

Protocolo XXII

Protocolo XXIII

Protocolo XXIV

Antes de leer los protocolos es bueno saber que los autores que los escribieron no son judíos, aunque dicen serlo, sino que son edomitas, los descendientes de Esaú y ellos lo saben. Ellos tienen el poder económico y político de la Tierra y han creado un sistema para esclavizarnos y están construyendo un Nuevo Orden Mundial Luciférico. También conocidos como Illuminati. Los Rothschild son una de esas familias.

No hay que confundir las cosas, y al leer los protocolos tener conductas anti-semitas. El pueblo de Israel siempre ha sido el pueblo de Dios, el Dios verdadero, la descendencia de Abraham De ti haré una nación grande y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre y será una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan. Por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra (Gn 12, 2-3).

El dios de esta gente no es Yahvé sino Satán. Satán ha elegido a ciertas familias de Edom y les ha dado poder y autoridad. Los edomitas son los descendientes de Esaú y han conspirado desde hace mucho contra Israel debido a la bendición de Jacob. Vivirás lejos de las tierras fértiles y de la lluvia que cae del cielo. Tendrás que defenderte con tu espada y serás siervo de tu hermano; pero cuando te hagas fuerte, te librarás de él (Génesis 27:39-40)."Satán es el rey de este mundo. Podemos saber esto cuando Jesús es tentado por el diablo en el desierto y le dijo el diablo: Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque a mí me ha sido entregada, y se la doy a quien quiero. (Luc. 4:6).

Las leyes de los hombres son las leyes de Satán, por más bonitas que nos las pinten están diseñadas para enriquecerlos a ellos y esclavizarnos a nosotros mientras nuestras libertades son eliminadas progresivamente. Solo hay libertad y protección contra nuestros opresores en la Ley de Dios.

Hemos de tener claro que esta gente no son judíos sino que son la sinagoga de Satanás. Conozco tu tribulación y tu pobreza - aunque eres rico - y las calumnias de los que se llaman judíos sin serlo y son en realidad una sinagoga de Satanás (Rev. 2:9)Mira que te voy a entregar algunos de la Sinagoga de Satanás, de los que se proclaman judíos y no lo son, sino que mienten; yo haré que vayan a postrarse delante de tus pies, para que sepan que yo te he amado. (Rev. 3:9)

 

Menú de este tema

Home