La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA AMISTAD ENTRE MUJERES
 

Lucía y Eva son muy buenas amigas. Comen juntas mientras se cuentan las alegrías y penas que han experimentado desde la última vez que se vieron. Samu y David también son muy buenos amigos. Ellos se relajan cuando se van juntos a jugar un rato a baloncesto los domingos por la mañana.

Aunque existen muchas semejanzas entre la amistad masculina y la femenina, las escenas antes descritas reflejan los aspectos diferentes descubiertos. En general, las mujeres suelen destacar en su amistad la conversación y la puesta emocional en común, mientras que los hombres hacen hincapié en las actividades y en realizarlas juntos. También difieren los temas de conversación entre buenos amigos. Los hombres están mucho más dispuestos a hablar sobre cuestiones tópicas, externas, como "el momento actual", mientras que las mujeres suelen preferir extender el tema de conversación a los sentimientos y a las cuestiones personales. Por ejemplo, un hombre dijo:
Creo que, entre los dos, somos muy abiertos. La mayor parte del tiempo la dedicamos a hablar de sexo, caballos, armas y del Ejército.

Comparémoslo con este informe de una mujer:

Hablamos de todo; desde lo que estamos haciendo, hasta cómo nos sentimos, o de lo que nos pasa, hasta hablar de lo que sucede entre nosotras. No importa lo malo que sea; yo no quiero ocultar mis sentimientos.

Las pautas de la amistad en mujeres, de edades comprendidas entre los 14 y los 80 años, nos indica que la amistad cumple tres importantes funciones para la mujer:

1. Intimidad y ayuda. Lo que supone descubrir los sentimientos personales y ayudar a la amiga, aspectos que concuerdan con los descubrimientos sobre las diferencias de género con respecto a la amistad a las que nos referimos antes.

2. Categoría. Lo que implica ascender de nivel al ser amiga de una persona determinada.

3. Poder. Lo que supone ser capaz de influir en la amiga o de aconsejarle y de que la amiga haga lo mismo.


También a las mujeres les resultan terapéuticas sus buenas amistades. Esto se cumple en determinados sentidos: se sostiene que las buenas amigas aconsejan, dan oportunidad para expresar los propios sentimientos, información sobre una misma, proporcionan esperanza y comprensión.

En resumen, es evidente que las amistades de la mujer en la edad adulta cumplen algunas funciones psicológicas importantes. En general, la amistad de hombres y la de mujeres son semejantes, aunque difieren también en algunos aspectos, de manera que la mujer destaca su apertura y el hecho de compartir emociones y los hombres hacen hincapié en las actividades compartidas.

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home