La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ANEMIA, FIEBRE Y FATIGA. REMEDIOS NATURALES Y CASEROS

· Una infusión de consuelda es de gran utilidad para combatir la anemia, ya que abre el apetito y, al mismo tiempo, proporciona al cuerpo diversos elementos nutritivos gracias al elevado porcentaje de proteínas que posee esta hierba.

· Para combatir la inapetencia y, al mismo tiempo, facilitar las digestiones pesadas, podemos prepararnos una excelente bebida si dejamos cincuenta gramos de artemisa macerándose en un litro de buen vino tinto durante quince días. Tomar una copita antes de las comidas.

· Si sufre usted de falta de apetito nada mejor que tomar un zumo de manzana con unas gotas de limón media hora antes de cada comida. Los ácidos naturales de la manzana, además, favorecen la digestión y ayudan al organismo a absorber el hierro de los alimentos.

· Cuando la fiebre se apodera del organismo se tiene una intensa sensación de sed y es necesario reponer los líquidos que se pierden con la sudoración. Para ello no es recomendable tomar bebidas artificiales, ya que podemos preparar este excelente refresco natural: se pone la cáscara lavada de un limón en una jarra resistente al calor, junto con dos cucharadas de cebada perlada. Se le echa encima un litro de agua hirviendo, se tapa y se deja en reposo toda la noche. Al día siguiente se cuela y se endulza al gusto.

· La fiebre deja el cuerpo dolorido y desmadejado. Para aliviar estos síntomas existe una combinación excelente: primero se fricciona suavemente el cuerpo del enfermo con una loción obtenida al hervir durante tres minutos un manojo de hojas frescas de borraja en un litro de agua; luego se le da un masaje en la planta de los pies con una mezcla calmante de aceites esenciales de tomillo, eucalipto, salvia y lavanda disueltos en un poco de aceite de almendras.

· Una infusión de escaramujo con té de hibisco, servida caliente o fría y con un poquito de limón, está indicada para combatir las crisis febriles que a veces padecen los niños.

· Para combatir la fatiga crónica existe un remedio casero que era muy empleado antiguamente: tomar antes de cada comida una copita de vino de canela, que se elabora dejando macerar durante quince días treinta gramos de canela ligeramente machacada en un litro de vino de buena calidad. Luego se cuela y se guarda en una botella de cristal.

· La horchata o jarabe de agua de cebada, es un remedio muy bueno para combatir la desmineralización y cualquier fatiga anormal. Se llama así porque antaño se elaboraba a base de cebada. En la actualidad, los fitoterapeutas recomiendan que en su composición sólo entren almendras.

· Ante la debilidad y el agotamiento, de un buen trago de zumo de remolacha, hojas incluidas, mezclado a partes iguales con zumo de zanahoria. Beber medio vaso tres veces al día.

Menú de este tema

Home