La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

APUNTES

Textos.

Sólo si nos damos cuenta de nuestra insuficiencia interior y vivimos con ella, sin escapar, aceptándola totalmente, descubriremos una tranquilidad extraordinaria que viene de la comprensión de lo que es y no es artificial. Sólo en este estado de tranquilidad podemos realmente vivir.

 

*********

 

Cuando la mente ya no resiste, ya no elude, ya no descarta ni censura lo que es, sino que se encuentra simplemente alerta de un modo pasivo, entonces en esa pasividad de la mente, si ahondamos de veras en el problema, veremos que se produce una transformación. De una forma natural, sin disciplinas. Es la verdad la que nos hace libres,no nuestro esfuerzo, que a nada conduce.

 

*********

 

Tal vez jamás hemos experimentado ese estado de la mente en el que existe un completo abandono de todas las cosas, un desprendimiento total. Y no podemos abandonarlo todo sin que haya una profunda pasión. Intelectual o emocionalmente es imposible desprenderse de todo. El desprendimiento total ocurre cuando existe una pasión intensa.

Un hombre o una mujer que no es apasionado, que no es intenso, jamás podrá comprender ni sentir la cualidad de la belleza. La mente que mantiene algo en reserva, que tiene un interés en algo... tampoco podrá nunca conocer la belleza ni comprender qué es el amor.

 

*********

 

¿Hemos intentado alguna vez mirar a una persona, una flor, una idea, una emoción, sin optar, sin juzgar en absoluto?

¿Y si hacemos lo mismo con el deseo?, si vivimos con él sin negarlo ni decir: "¿Qué haré con este deseo? Es tan desagradable, tan imperioso, tan violento...", sin darle un nombre, un símbolo, sin cubrirlo con una palabra, entonces, ¿Sigue existiendo la causa del desorden?

En consecuencia, ¿Es el deseo algo que debe ser sacrificado, destruido? Queremos destruirlo porque un deseo acomete contra otro creando conflicto, desdicha y contradicción; y podemos ver cómo intentamos escapar de este conflicto interminable. Entonces ¿Podemos darnos cuenta de la totalidad del deseo, de la cualidad total del deseo? 

 

*********

 

El dolor, el miedo, el deseo, la dependencia, el apego... Deben existir, por fuerza, en tanto exista el apremio de "ser" o de "llegar a ser", que es la persecución del éxito, con todas sus frustraciones y todas sus contradicciones tortuosas.

La conciencia surge espontáneamente cuando nos encontramos rodeados de una atmósfera de bienestar interno, cuando sentimos que estamos seguros, cómodos, y nos damos cuenta de la acción desinteresada que viene con el amor. El amor no compara, y así, se terminan la envidia y la tortura del llegar a ser.

 

*********

 

Cuando se conoce todo el contenido de un pensamiento, se conoce el proceso total de lamente. Ve de qué fuente brota tu pensamiento y cuál es su propósito.

 

*********

 

No censuramos al pájaro que vuela; lo observamos, percibimos su belleza. Pero cuando consideramos nuestra propia lucha interna, la censuramos o la justificamos. Somos incapaces de ver este conflicto interno sin introducir opción ni juicio alguno.

Estar alerta a los propios sentimientos y pensamientos, sin identificarse con ellos, sin rechazar nada, no es una tarea tediosa y difícil; pero cuando buscamos un resultado, cuando queremos obtener algo, el conflicto se incrementa y nace el tedio del esfuerzo, de la lucha.

 

*********

 

La mente es la totalidad de nuestro conocimiento, de nuestra conciencia, es todo el proceso de nuestro pensar

La mente es el instrumento de la sensación y de la memoria y la función de la mente es pensar.

Es el pensamiento el que crea al pensador. Si no existe el pensamiento no existe el pensador.

¿Existe división entre el pensador y el pensamiento? Creemos que el pensador está separado del pensamiento. Cuando nos damos cuenta de que somos codiciosos, posesivos, brutales, pensamos que no debería ser así. El pensador trata entonces de cambiar sus pensamientos y hace un esfuerzo por conseguir ese cambio, y en ese esfuerzo de "ser mejor" persigue la falsa ilusión de que hay dos procesos separados, que están separados el pensador y el pensamiento. En realidad sólo existe un único proceso.

He aquí el principal motivo de deterioro y sufrimiento  de las personas y de la humanidad.

¿Es posible experimentar ese estado en el que sólo hay una entidad y no dos procesos separados, el pensador y el pensamiento, el experimentador y la experiencia? Tal vez entonces descubramos la verdad, la belleza y el amor.

 

*********

 

Por la falta de consciencia entramos en la "Ley del Péndulo", entramos en un movimiento que nos hace oscilar entre el apego y el desapego a las cosas, las ideas, las personas..., reaccionando a la dependencia que tenemos de ellos y sin poder escapar, sin poder ser libres.

El deseo, la dependencia, no son en absoluto el problema, son sólo un modo de escapar de un hecho más profundo.

Investigando nuestras reacciones y viendo cuál es nuestro verdadero deseo, puede venir a nosotros la libertad.

Siendo un ser integrado en el que no existen el observador y lo observado, siendo consciencia del proceso del apego y la dependencia, percibirlo sin condena y sin juzgarlo, podemos llegar a percibir el significado del conflicto de los opuestos.

 

*********

Observa en ti mismo/a si:

1. Permaneces extraordinariamente alerta.

2. Intentas comprender por algún motivo.

3. Cuando ves el deseo, la dependencia, juzgas. Ve entonces la creencia que subyace detrás del juicio.

4. Te mueves en el conflicto de los opuestos.

5. Eres uno con el deseo, que eres el deseo, con amor y pasión, y no creas al observador y lo observado. Es decir, que vives la vida y no te pierdes en las creaciones mentales.

Todo esto sin verbalizar.

 

*********

 

Ve lo que es, falso como falso y lo verdadero como verdadero y no irás al opuesto sino que irás a la unidad del amor y la consciencia.

Este es el camino de la transformación. Cuando ves algo que no te gusta en referencia a tus creencias y quieres ir hacia el contrario, por ejemplo ves que eres egoísta y quieres llegar a ser generoso, este "querer llegar a ser generoso" no es más que egoísmo camuflado, es el "yo" que quiere seguir viviendo en "el ser generoso", es codicia. Además este "querer llegar a ser algo" está siempre limitado e influenciado por el pensamiento y éste lo es por aspectos externos a la persona (cultura, sociedad...) e internos (deseos, apegos, ideales...).

La acción correcta, la verdadera acción, la acción que nos alejará del sufrimiento a nosotros y a los que nos rodean no surge del pensamiento.

 

*********

 

¿Buscas algo?

Es una pregunta que si te la planteas estando alerta y en consciencia te lleva a la Vida. ¿Deseas, quieres, buscas algo?

¿Puede ser que la razón primera de todos tus deseos y dependencias seas tu profunda soledad y desazón? Medita sobre el profundo y a veces inadvertido dolor de vivir: vacío, soledad... medita.

¿Es posible que todo este sufrimiento lo intentes tapar con ideales, creencias, personas, vivencias y cosas?

¿Podría ser que si reprimiéramos el deseo, éste explotase?

QUIEN NO BUSCA NADA LO OBTIENE TODO

 

*********

 

Tenemos que llegar al problema central: cómo disolver el "yo" que está atado al tiempo, en el que no hay amor ni compasión. Es posible ir más allá sólo cuando la mente no se separa a sí misma como el pensador y el pensamiento. En verdad, el pensador y el pensamiento son una sola cosa.

Sólo entonces hay silencio, el silencio en el que no hay formulaciones de imágenes o experiencias. En ese silencio no hay un experimentador que esté experimentando. Sólo así existe una revolución psicológica creativa.

 

*********

 

¿Puede el pensador y el pensamiento ser una sola cosa?

¿Puede mi mente existir sin ningún motivo o incentivo para cambiar o no cambiar? Porque cualquier motivo es el resultado de la reacción de un cultura en particular. Si la mente no se libera de la cultura de la que se ha nutrido, la persona no podrá estar en paz, no será libre.

 

*********

 

Cuando veas la dependencia (cuando veas todo lo que te rodea) sé uno con ella, conscientemente, enamoradamente, en paz. En el momento presente. Respira profundamente y ve, siente y ama, sin juzgar ni nombrar.

 

*********

 

Para que tenga lugar la completa mutación de la conciencia, debemos negar el análisis y la búsqueda.

El vacío en la consciencia sólo es posible viendo realmente lo falso sin saber o imaginar qué es lo verdadero.

Este vacío mismo origina una revolución completa de la consciencia.

 

*********

 

Mientras haya conflicto el cambio es impuesto y no hay comprensión.

No podremos ver totalmente el contenido íntegro del espíritu adquisitivo (nuestra "sed", nuestro deseo de más), en tanto haya algún esfuerzo por cambiarlo. No podemos ver la verdad si no dedicamos a ello toda nuestra atención.

 

*********

 

¿Cómo podremos proceder con respecto a nuestra esclavitud sin volvernos egocéntricos?

Vemos que la disciplina es violencia, pensamiento, tiempo... pero también vemos la importancia de que la mente esté libre. ¿Qué podremos hacer?

El mirar y comprender en "el segundo eterno", el ahora, sin juzgar, sin deseo ni ideales nos aporta una posibilidad de solución.

 

*********

 

El destello de la comprensión tiene lugar cuando cesa la verbalización del pensamiento, cuando la mente está muy quieta, silenciosa.

La comprensión de la verdad, la verdad que se encuentra en todas las cosas, sólo puede tener lugar cuando la mente está quieta. Pero esa quietud no puede ser cultivada, disciplinada. Si así lo hiciéramos tendríamos una mente muerta.

Cuando más nos interesamos en algo, cuanto mayor es nuestra intención de comprender, tanto más simple, clara y libre se torna nuestra mente: cesa la verbalización.

La mente que parlotea, que verbaliza, no puede comprender la verdad; la verdad en la relación, no una verdad abstracta. No hay, no existe ninguna verdad abstracta.

Pero la verdad es muy sutil. Como un ladrón en la noche llega secretamente, no cuando estamos preparados para recibirla.

Si nuestra mente está preparada no podemos conocer lo desconocido, ya que nosotros somos lo desconocido. Si nos decimos a nosotros mismos: "yo soy Dios" o "yo soy un conjunto de influencias", si tenemos algún preconcepto acerca de nosotros mismos, no podemos comprender lo desconocido, aquello que es espontáneo. Lo espontáneo ha de ser lo nuevo, lo desconocido, lo incalculable, aquello que debe ser expresado, amado, en lo cual la voluntad, como dirección y control, no tiene participación alguna.

Verás que los estados de gran júbilo, de gran éxtasis, son impremeditados, ocurren inadvertidamente, de manera misteriosa y secreta.

 

*********

 

En el mundo no hay seguridad. La vida no es estática, aunque nos gustaría que lo fuese. Ninguna relación es estática (y la vida es relación), porque la vida es movimiento. Ver este movimiento y ser consciente de él es meditación.

Estate alerta a cada pensamiento para saber de qué fuente brota y cuál es su propósito. Cuando se conoce todo el contenido de un pensamiento se revela el proceso total de la mente.

 

*********

Cuando no hay consciencia-amor surgen los conflictos, los ideales, las creencias y juicios, "el yo".

Cuando hay amor sólo hay amor.

Cuando hay amor no existen ni el bien ni el mal, todo nuestro ser se encuentra lleno de amor.

¿Existe tal cosa como el mal? ¿No existe en realidad una sola cosa, que es una mente inatenta?

Cuando la mente persigue la no codicia, cuando trata de ser no codiciosa, sigue siendo codiciosa, porque trata de ser "algo".

 

*********

 

Si pudiéramos descubrir ese factor más profundo que nos hace desear, el mismo deseo se disiparía y con él el sufrimiento.

La libertad con respecto al deseo no es un resultado directo. Lo que importa verdaderamente es comprender la fuente que da origen al deseo.

Deseamos porque no somos conscientes y en nuestro corazón no hay amor.

 

*********

 

La verdadera meditación no es "apartarse y sentarse a meditar" sino ser "consciencia" en todos los momentos de la vida. Esto significa la muerte del deseo y del "yo", y sus frutos son el fin del sufrimiento. Debemos profundizar en el "ser".

Ser = silencio = ver que toda acción viene precedida, nace, de un deseo de placer. Observa también si en todo tu ser existe una ausencia de movimiento (paz) o bien lo hay.

 

*********

¿Puedes mirar algo sin el movimiento de la mente? Si puedes hacerlo descubrirás algo extraordinario, un movimiento más allá de la medida del tiempo, una primavera que no conoce veranos.

 

*********

 

Cuando no hay dualidad es posible vivir sin conflicto. Cuando uno es consciente no hay dualidad, sólo existe lo que es.

La dualidad existe únicamente cuando tratamos de negar o de escapar de "lo que es" hacia lo "lo que no es".

 

*********

Toda forma de acumulación, ya sea de conocimiento o de experiencia, toda forma de ideal, toda proyección de la mente, toda práctica destinada moldear la mente (lo que la mente debería ser y no debería ser), todo esto debilita el proceso de investigación y descubrimiento, sin duda.

Nuestra investigación no debe estar dirigida a la solución de nuestros problemas inmediatos, sino más bien a descubrir si es posible dejar a un lado todos los contenidos mentales tanto los superficiales como los de la mente inconsciente, profunda.

Y esto sólo puede hacerse si la mente es capaz de estar alerta sin exigencia ni presión alguna. Simplemente estar alerta. Es difícil debido a que toda nuestra educación nos ha enseñado a censurar, a aprobar, a comparar.

 

*********

El contenido de nuestra consciencia se compone de todas las cosas que genera el pensamiento.

Cuando uno tiene una imagen propia crea una división entre "él" y "lo otro".

Cada uno se ha creado una imagen del otro ¿Es el pensamiento amor? ¿Es amor el deseo, el placer?

Pongamos el corazón en descubrir qué relación tenemos con el mundo ¿Son imágenes, pensamiento, o son realidad? No nos hallamos separados del resto del mundo, somos el resto del mundo.

 

*********

Entre dos pensamientos existe un periodo de silencio que no está relacionado con el proceso del pensar.

Ese periodo de silencio, ese intervalo, no es del tiempo; y el descubrimiento de ese intervalo lo libera a uno de su condicionamiento, o mejor dicho, no lo libera "a uno" sino que hay libertad son respecto al condicionamiento.

Sólo cuando la mente no da continuidad al pensamiento, cuando está quieta con una quietud no inducida, o sea sin causa alguna, sólo entonces puede haber libertad.

 

*********

No podemos ver la verdad de lo que es si la mente está ocupada. ¿Es posible no tener una mente tan ocupada con el tiempo?

¿Hemos visto por nosotros mismos la importancia de no ser lastimados jamás? Esto implica no tener jamás imagen alguna de nosotros mismos.

¿Hemos visto la urgencia de comprender la relación y tener una mente que no esté ocupada?

 

*********

Estado de amor no es aislamiento, estar en las nubes "amando".

Estado de amor es amor en lo que haces, sientes, piensas y amar a las personas y las cosas que te rodean.

El amor nace con la consciencia.

 

*********

No tenemos por qué identificarnos con nuestro cuerpo, ni con las emociones ni con los pensamientos. Debemos comprender que no son nuestros, no Son. (No tienen permanencia, ni identidad propia, son insubstanciales).

 

*********

Somos nosotros los responsables de nuestras acciones. Cada ser humano contiene la historia de la humanidad, con sus ansiedades, temores, soledad y desesperación, su angustia y su dolor. Toda esta compleja historia está en nosotros. Si sabemos cómo leer este libro, el libro de la vida, no tenemos por qué leer ningún otro libro. Pero somos negligentes en aprender de nosotros mismos, de nuestras acciones, y es por eso que no vemos el hecho de que somos responsables por nuestras acciones de lo que está ocurriendo en el mundo.

 

*********

... y entonces el niño queda completamente cautivado por el juguete. Y nosotros tenemos juguetes que nos absorben, y nos vuelven apaciguados y tranquilos.

Cuando vemos una montaña maravillosa, cubierta de nieve, contra el cielo azul y los valles profundamente silenciosos, nos olvidamos de nosotros.

La belleza está donde uno no está. La esencia de la belleza es la ausencia de "yo".

 

*********

Vemos una bella puesta de sol, un rostro hermoso, ¿Qué hay de malo en ello?

La confusión y la desdicha empiezan cuando el objeto se convierte en recuerdo, y ese recuerdo exigen entonces una continuidad mayor de placer; deseamos que tales cosas se repitan. Ahí es donde el placer comienza a nublar las mente y a crear valores falsos e irreales.

Lo que importa es comprender el placer y el dolor, no tratar de librarnos de él; eso es demasiado tonto.

 

*********

 

Al presente, sus ideales, sus placeres, sus ambiciones son las cosas que dan a la vida la así llamada significación, pero no tienen significación alguna. Es el "yo" el que les está dando significación.

La vida es el vivir en abundancia, plenitud, entrega de sí mismo; no es sentir que "yo" tengo significación. Eso es tan sólo un concepto. Si experimentamos muriendo para las pequeñas cosas, eso es suficiente. Muramos a los pequeños placeres, hagámoslos con facilidad, cómodamente, con una sonrisa, eso basta, porque entonces veremos que nuestra mente es capaz de morir para muchas cosas, morir para todos los recuerdos.

 

*********

 

Aquella persona que desea fusionarse con algo más grande, unirse con otro ser humano, está eludiendo la desdicha, la confusión; la mente sigue funcionando en la separación, la cual es desintegración.

 

*********

 

La verdad no puede ser conquistada, no puede ser tomada por asalto, se nos escabullirá de las manos si intentamos atraparla.

La verdad llega silenciosamente, sin nuestro conocimiento. Lo que conocemos no es la verdad, es sólo una idea, un símbolo. Y la sombra no es lo real.

 

Frases.

Las siguientes frases meditadas profundamente, con la intención de encontrar todo su sabor y significado, "aclaran la vista".

 

No ser nada es el principio de la libertad.

 

Corazón lleno... mente vacía.

 

Una mente ambiciosa es una mente cruel.

 

Un cambio sólo es posible de lo conocido a lo desconocido. Si no es así tú estarás siempre en el centro de las cosas.

 

El proceso del pensamiento es la respuesta de la memoria.

 

Cuando vivimos hechos de nuestra vida es infantil e inmaduro introducir teorías, pensamiento.

 

El acto mismo de ver y escuchar es libertad.

 

¿Es posible que desees porque tu interior busca calor? ¿Es posible que creas porque tu interior busca calor?

 

La opción, el juicio, nos impide darnos cuenta, nos impide ver, porque siempre optamos como resultado de un conflicto.

 

Mientras seas ambicioso/a no puedes conocer la verdad.

 

Ser nadie e ir a ninguna parte.

 

La fusión por la quietud, el cese de pensamientos y la sensibilidad de ver lo que es.

 

No saber, decir "no se" es el principio de la sabiduría.

 

Sentimiento extraordinario, Sensibilidad hacia todo. Sentir intensamente.

 

El problema surge cuando buscamos un resultado.

 

Una mente ambiciosa es una mente cruel.

 

El acto mismo de ver, de escuchar, es el acto mismo de ser libre.

 

Sobre el deseo de llegar: no hay lugar alguno al que llegar, sólo existe el movimiento de aprender, que se vuelve penoso si hay acumulación.

 

Ser no es una tarea tediosa y difícil. Pero cuando buscamos un resultado, queremos obtener algo, el conflicto surge y comienza el tedio del esfuerzo, de la lucha.

 

¿Por qué dividimos la vida en la cosa llamada "bien" y la cosa llamada "mal"? ¿No existe, en realidad, una sola cosa, que es una mente desatenta?

 

Ser despierto, lúcido, en atención total es bondad, es un estado de amor.

 

Cuando hay amor no hay ni bien ni mal. Todo nuestro ser está lleno de amor.

 

Cuando no hay consciencia/amor surgen los conflictos, los ideales, creencias y juicios del ego.

 

Cuando uno ama ¿Existe la idea? Cuando uno es consciente ¿existe la idea?

 

Desapego y Paz.

 

Todo lo que deseamos es una creación de nuestra mente, creación estúpida y egoísta.

 

Librarte de la red de los valores falsos.

 

Miedo al sufrimiento, apego al placer, ignorancia, falta de consciencia y de amor... Todo esto provoca la ilusión de las cosas y su deseo.

 

Morir del "yo" a cada instante.

 

Continuación = inconsciencia y muerte. Morir a todo para poder mirar de un modo nuevo.

 

Pensamiento = tiempo = experiencia = devenir = conocimiento = muerte. Todo ello es la mentira, la ilusión y la esclavitud de la mente.

 

"Yo": proceso de pensamientos, cúmulo de recuerdos, mente.

 

Vivimos en la mentira, en la ilusión, en la esclavitud, en la invención de la mente.

 

Es en nuestra inconsciencia que creamos la ilusión de las cosas y su deseo.

 

Morir a todas las cosas por conocimiento y amor (el resultado es el verdadero gozo).

 

Para el hombre que nada exige, que no persigue una finalidad, que no anda en busca de un resultado, con todo lo que esto implica, para este hombre no habrá jamás nada viejo, porque lo que es nunca es viejo.

 

"Mas el alma todavía enferma no puede comprender qué significa tener el corazón tan desasido de todas las cosas, como tampoco el hombre o la mujer carnales pueden vislumbrar la libertad del hombre o la mujer de vida interior".

 

Ser = ser UNO

 

Aprende a dejar en Paz.

 

Ser consciente. Aceptar y no buscar resultados, lo que ocurre es lo que debe ocurrir. Silencio, quietud, paz.

 

Trata de permanecer con un sentimiento y ve que sucede.

 

No existe la verdad abstracta, la verdad es relación.

 

Para librar la mente de todo condicionamiento debemos ver la totalidad de éste sin que intervenga el pensar. Esto implica estar realmente libres del "yo".

 

El objeto de nuestro apego nos ofrece los medios para escapar de nuestro propio vacío. El apego es une escape, y es un escape que fortalece el condicionamiento.

 

Una cosa es ser verdaderamente libres y otra muy distinta es escapar de un hecho.

 

En el instante en que uno está directamente en contacto con la vida, con cualquier cosa, no hay división; esta división es la que engendra la separación y el dolor.

 

El dolor es la no aceptación de lo que es.

 

El deseo debe ser comprendido, no destruido. Puede haber en él algo extraordinariamente bello.

 

Menú de este tema

Home