La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

Reaprendizaje del encanto.

 

El capullo

Simboliza todas las cosas,

Incluso aquellas que no florecen,

Pues todo florece por dentro, por su propia gracia.

Aunque es necesario

Volver a enseñar a una cosa su encanto,

Poner una mano en la flor

Y tornar a explicarle con las palabras y el tacto,

Que es encantadora,

Para que florezca de nuevo,

Por dentro, por su propia gracia.

Galway Kinnell

 

 

Volver a enseñar a una cosa su encanto es la naturaleza del amor. A través del amor cualquier ser y cualquier cosa puede de nuevo florecer por dentro. Cuando recobramos el conocimiento de nuestro propio encanto y el de otros, la gracia propia surge de un modo natural y bello.

La cualidad por la que "volvemos a enseñar a una cosa su encanto" es uno de los mayores atributos del amor. Mirar a las personas y comunicarles que pueden ser queridas, y que en recompensa pueden amar, es proporcionarles un inmenso don. Significa también un regalo para nosotros mismos al ver que somos uno con toda la Vida. El amor une a todos los seres, es el factor que cohesiona toda la existencia. Cuando una persona experimenta ira, su corazón se vuelve insensible y se cree separada del resto de los seres. Del mismo modo, la fuerza del amor incondicional, nos permite integrarnos a nosotros mismos y con todos los seres. La belleza de esta verdad es tal que alentar a un corazón amoroso, aunque sólo sea por el tiempo que dure el chasquido de unos dedos, hace de alguien un ser verdaderamente espiritual.

 

Menú del tema

Home