La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ASERTIVIDAD

Hoy en día tiene mucha importancia la forma de interactuar con los demás o de relacionarse a nivel interpersonal.

Vivimos en un entorno social en el que las habilidades que poseemos para entender y comprender al otro, así como para expresar o comunicar nuestras opiniones y sentimientos, juegan un papel importantísimo a la hora de desarrollar una adecuada relación.

Conductas tan habituales como hablar con un amigo, pedir algo prestado a alguien, participar en una reunión de trabajo, decir no a un vendedor pesado o negociar un aumento de sueldo, puede crear malestar o conflicto a muchas personas.

Por ello es importante desarrollar técnicas o habilidades que nos ayuden a hacer frente a estas situaciones.

El entrenamiento asertivo permite reducir el malestar, pues nos enseña a defender y autoafirmar los propios derechos, sin agredir ni ser agredido, posibilitando también aumentar la capacidad para transmitir a otros nuestras opiniones o sentimientos de manera eficaz y sin sentirnos mal por ello.

Ser asertivo significa tener una autoestima alta, creer en nuestros derechos y así poder relacionarnos con los demás de igual a igual, sin sentirnos inferiores o superiores a ellos. La persona asertiva respeta y es respetada, y es capaz de defender sus intereses de una manera cordial.

Las personas no asertivas o pasivas no creen tener estos derechos, por ello, no defienden sus intereses u opiniones. Se muestran muy pendientes de lo que los demás piensan de ellos y, para evitar cualquier tipo de conflicto o discusión con el otro, prefieren acatar sus órdenes o decir sí a todo, aunque vaya en contra de sus convicciones u opiniones. Piensan que así lograran el cariño o la amistad del otro, cuando lo único que consiguen es que se aprovechen de ellos y les pierdan el respeto. Son personas en definitiva que no se respetan a sí mismas.

Debido a este comportamiento, van acumulando rabia y resentimiento que, con el tiempo, provocará arrebatos de agresividad. Muchos de estos individuos que explotan con violentos accesos de ira se caracterizan por una conducta de pasividad e inexpresividad, excepto en estos episodios ocasionales de cólera repentina -que injustamente, dirigen a personas pertenecientes a su familia con los que tienen más confianza-

Las personas no asertivas no deciden por si mismas, sino que los demás quieren o esperan de ellas. Esto les impide crear una identidad y, en muchas ocasiones, tienen que resignarse a depender del otro.

Se preocupan de entender al otro, pero no a si mismo. Esa es la diferencia sustancial y primordial entre una persona no asertiva y otra que actúa de una forma parecida y sin embargo lo hace con un total desprendimiento y una mayor conciencia.

 

DERECHOS ASERTIVOS O DERECHOS HUMANOS BÁSICOS

1 Derecho a ser tratado con respeto y dignidad.

2 Derecho a realizar peticiones sin tener que sentirse egoísta o culpable.

3 Derecho a experimentar y expresar los propios sentimientos y opiniones.

4 Derecho a ser independiente.

5 Derecho a rectificar.

6 Derecho a equivocarse y a cometer errores.

7 Derecho a pedir lo que se considera oportuno -asimilando que la otra persona tiene derecho a decir No-

8 Derecho a ser escuchado y a ser tomado en serio.

9 Derecho a tener derechos y defenderlos.

10 Derecho a decir NO sin sentir culpa.

11 Derecho a disfruta de la intensidad de la vida.

12 Derecho a pedir información y ser informado.

13 Derecho al propio descanso, aislamiento, siendo asertivo.

14 Derecho a hablar de uno mismo sin sentirse cohibido.

15 Derecho a expresar gustos e intereses de forma espontánea.

 

PERSONAS AGRESIVAS

Estas personas tiene una conducta de defensa ante sus intereses personales, sin tener en cuenta ni los sentimientos ni las opiniones de los demás. Suelen adoptar una conducta amenazante y ofensiva. Pisan a los demás sin considerar las necesidades ajenas. El agresivo no acepta la opinión del otro, no escucha.

En la sociedad actual, muchas veces se confunde o se asocia esta conducta agresiva con la imagen de una persona segura de si misma, con autoestima alta, ideas claras y fuerte personalidad. Nada más lejos de la realidad, pues tan desadaptativa es la conducta no asertiva o pasiva como la agresiva.

Ambas posturas denotan problemas de relación.

Incluso podría decirse que muchas de las personas que se comportan de forma agresiva se sienten en realidad inseguras o vulnerables, usando esta actitud como defensa, como una coraza que lol protege y defiende de los comentarios o conductas de los demás.

 

PASOS PARA SER ASERTIVOS

1º Tener una conciencia clara que mantenga el respeto por los derechos anteriormente citados

2º Poder diferenciar las distintas conductas -no asertiva pasiva, asertiva, agresiva- y así reconocer nuestra actuación e identificar nuestros errores.

3º Darnos cuenta de que lo que nos decimos a nosotros mismos puede influir en nuestra conducta y nuestros sentimientos.

4º Expresar sentimientos como “Yo pienso”, “Yo opino”, sin acusar a nadie. Esto provoca seguridad. Nadie puede echarte encara algo que sientes, pues es tuyo y te pertenece, siempre y cuando respetes los derechos ajenos.

Tan sencillo y tan difícil como esto, ¿verdad?

 

Menú de este tema

Home