La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

ATENCIÓN DEBIDA

En la vida espiritual la atención es un factor esencial. Nada se puede hacer con precisión sin la atención. Es necesaria para llevar a cabo la palabra correcta y reflexiva y la acción diestra. Significa interés y, al mismo tiempo, amor. La atención y la consciencia son hermanas gemelas. Cuanto mayor es la atención de forma más intensa se ejerce la consciencia, y cuanto más conscientes se está más viva es la atención. Es la lámpara de la mente, la vida de todos los seres humanos debería estar guiada por la atención e inspirada por la compasión.

Esta es una facultad que nos permite darnos cuenta e, incluso, darnos cuenta que nos damos cuenta. Pero, la atención, por lo general se ejerce en un grado muy bajo o pobre. La mayoría de las veces la mente permanece medio atenta o inatenta. Lo contrario de la atención es la distracción, dispersión o negligencia.

La atención es como un músculo que se desarrolla cuando se ejercita. Viviendo con la determinación de ser conscientes, somos más conscientes; tratado de establecer la atención en lo que pensamos, decimos o hacemos, ganamos en intensidad de atención. Al estar más atento se es más reflexivo, perceptivo y cuidadoso, todo adquiere un brillo especial y el ánimo se revitaliza. También se mejora la memoria, y la consciencia se vuelve mucho más intensa. La atención, aplicada hacia el exterior, nos permite captar todo aquello que alcanzan nuestros sentidos; aplicada hacia uno mismo, nos permite vigilarnos, controlarnos y conocernos. La atención siempre opera en el momento presente. Atento entre los inatentos, plenamente despierto entre los dormidos, la persona espiritual avanza como un corcel de carreras se adelanta sobre un jamelgo.

Pero esta fuerza notable que es la atención, que encauza a la mente y la canaliza, puede dirigirse adecuada o inadecuadamente. Si la atención se pone en lo que no concierne, se pone al servicio de palabras o actos inapropiados, se vuelve indebida. La atención debe estar guiada por la sabiduría, la ecuanimidad y la compasión.

 

Actualizar menú del tema

Home