La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

AUTOVALORACIÓN MADURA

La autovaloración madura es equilibrio, en él ni nos precipitamos hacia el extremo del orgullo ni hacia el del desprecio de nosotros mismos. Significa armonía, conocimiento propio y confianza en las propias energías y capacidades. Implica la aceptación de uno mismo, el reconocimiento de las propias potencialidades. También conlleva la sana actitud de asumir los propios errores y sobreponerse a ellos, sin incurrir en estados depresivos o de autorrecriminación mórbida. En el mismo suelo que nos hace caer tenemos que apoyarnos para levantarnos.

Muchas personas consumen su vida tratando de asemejarse a su yo idealizado en lugar de ser ellas mismas. Otras se parapetan en su orgullo, vanidad o despotismo porque no terminan de encontrar su lugar dentro de ellas mismas y se lanzan a consolidar su yo social. Muchas otras personas tienen tan menoscabada su autoestima que sus fuerzas inconscientes las impelen hacia el extremo de envanecimiento y la soberbia o hacia el de la timidez o la conducta timorata. La persona con una madura autovaloración no necesita de halagos, afirmaciones ni actitudes ajenas que apuntalen su ego, y no tiene temor a ser desaprobada o rechazada. Por eso no tiene la necesidad neurótica de alardear o pavonearse ni el ansia de buscar la aprobación o el halago. Los seres humanos están prontos para alabar y prontos para vituperar. Por lo tanto, la persona que vive espiritualmente contadas veces presta atención a lo que los demás dicen de ella.

 

Actualizar menú del tema

Home