La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CAPACIDAD PARA RECTIFICAR

Las personas acostumbramos a cometer muchas equivocaciones a lo largo de nuestra vida. Lo importante es darse cuenta de ellas para evitarlas y reparar los daños hechos por los errores cometidos. La Vida se compone de una suma de errores y de crisis, pero tanto de unos como de otros se puede aprender. Es una gran lección rectificar cuando es necesario. Es signo de madurez y de nobleza rectificar, corregir y reparar cuando sea oportuno, reconociendo que somos humanos y cometemos errores, pero que esos mismos errores, asumidos con madurez, nos ayudarán a obrar apropiadamente, a obtener lo mejor de nosotros mismos y poderlo compartir con los demás.

Muchas veces, el sentimiento de culpa no es más que un pretexto para no asumir las propias responsabilidades. A menudo, el arrepentimiento es una simple escaramuza o ardid del ego para no verse uno tal como es, y encontrar así un modo falso de restablecer la propia imagen idealizada o de aliviar la propia pesadumbre por haber procedido incorrectamente. Pero cuando una persona se arrepiente de esa manera no cambia verdaderamente de actitud, y si la Vida le da la oportunidad de reparar, tampoco lo hace, y vuelve entonces a los subterfugios, a hundirse neuróticamente en sus arrepentimientos.

El verdadero arrepentimiento es el que nace de un acto de consciencia que hace asumir los propios actos y consecuencias. Con él se aprecia hasta qué punto el propio comportamiento no fue el correcto, y se ve con claridad que se debe cambiar la propia actitud y proceder. Sintiendo el verdadero arrepentimiento se corregirá la conducta, se rectificará, se evitará cometer otros errores y, si se cree oportuno y hay ocasión para ello, se repararan los daños.

 

Actualizar menú del tema

Home