La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA CAPACIDAD REFLEXIVA

La mente humana esta dotada de capacidad reflexiva esto es, la capacidad de reflejar los conceptos que en ella se introducen a través de los diferentes procesos cognitivos. Esta capacidad reflexiva de la mente se manifiesta en la forma en que los seres humanos nos relacionamos con nuestro medio ambiente y es un indicador del estado mental de cada individuo en determinados momentos.

De esta manera se establece una relación acción -reacción entre el medio social que nos rodea y nuestras respuestas a sus estímulos-. Es importante tomar esto en consideración, pues es así como podremos comprender mejor lo que sucede a nuestro alrededor; solo nos es necesario volvernos alertas a las situaciones que nos rodean y a la forma en que se desenvuelven para captar su significado y valor relativo para nosotros.

Una vez que nos volvemos alertas, podemos establecer la diferencia entre los hechos que ocurren, el significado que podemos captar de ellos y el valor que les otorgamos según la relevancia que manifiesten en nuestras vidas.

Todo esto, aunado a otros factores, forman lo que en conjunto se conoce como la personalidad humana. Es por esto que es de primordial importancia el que cada ser humano acepte la responsabilidad de su evolución y se comprometa conscientemente con esta en forma activa y en armonía con su medio ambiente. Cuando se establecen las relaciones entre los estímulos externos y nuestras reacciones ante estos podemos ver de forma mucho mas clara el porque reaccionamos como lo hacemos ante algunas situaciones, y de forma diferente ante otras aparentemente iguales.

Podemos entonces señalar que algunos acondicionamientos que se manifiestan en nuestro comportamiento, se encuentran arraigados en nuestra mente y actúan de forma subconsciente para nosotros hasta que los identificamos y decidimos que hacer con ellos. Después de identificarlos podemos catalogarlos en cuanto a su utilidad para nuestro propósito principal en la vida, si nos son útiles los fortalecemos, de otra manera los erradicamos.

Tras este proceso depurativo podremos vernos mas claramente a nosotros mismos y darnos cuenta que podemos moldear nuestra personalidad por medio de la voluntad, nos convertimos en amos de nuestros hábitos y tomamos conciencia de que podemos crear buenos hábitos para facilitarnos las tareas ordinarias de la vida diaria.

 Imperceptiblemente cambiamos nuestras vidas pues nos damos cuenta de que esta capacidad de nuestra mente, hasta ahora menospreciada, puede sernos
útil para infinidad de cuestiones; y además adquirimos una visión diferente de lo que es la vida y nuestra relación con todo lo que nos rodea.

Este nuevo estado de percepción de la realidad puede compararse con un despertar, pues a partir de ese momento se siente como si se hubiese corrido un velo de ante nuestros ojos y todo parece mas claro, sobre todo a nuestra discernir.

Comienza entonces una nueva etapa en nuestras vidas en la cual nos es necesario encontrar respuestas a preguntas tales como ¡Que es la Vida?, ¡Quien Soy?, ¡De donde vengo?, ¡Hacia donde voy?, ¡Porque estoy aquí? Y tal vez otras tantas que nunca nos habíamos planteado o simplemente no les hemos dedicado el tiempo necesario.

 

 

Menú de este tema

Home