La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

CRUDIVORISMO

Cada día son más los adeptos que se apuntan al crudivorismo, o lo que es lo mismo, a comer alimentos en estado natural –crudos-, sin conservantes, ni fermentados, ni cocinados. Quienes practican este tipo de dieta aseguran que es la única que no desvirtúa o destruye las propiedades de los alimentos.

Aunque a muchos les pueda resultar extraño ese de sentarse a la mesa sin pasar por la cocina, lo cierto es que hay argumentos que avalan el crudivorismo. “Al cocer los alimentos, las enzimas que tienen se pierden, y éstas son necesarias para la digestión. Paralelamente, el agua fisiológica se evapora quedando el alimento sin esta parte líquida necesaria” comenta Balta Lorenzo, crudívoro. “Además –añade- los minerales de los alimentos cambian de su estado orgánico cuando están crudos a inorgánicos al cocinarlos”.

Os partidarios de este tipo de dieta también aluden a otra razón para su defensa. Se trata de la denominada “leucocitosis digestiva”, proceso por el cual, al ingerir alimentos cocinados, el sistema inmunológico se ve obligado a echar mano de los leucocitos al entrar en el cuerpo productos ajenos a la fisiología humana.

Los crudívoros lo tienen claro: nuestro organismo –dicen- está perfectamente preparado para digerir y asimilar alimentos crudos.

El crudívoro es aquella persona que vive en armonía consigo mismo, la Naturaleza y con todo lo que le rodea. Para ello mantiene una dieta cruda, natural y sencilla basada en el consumo de frutas y verduras, incluyendo frutos secos y semillas germinadas.

Esta dieta resulta natural porque incluye básicamente alimentos de temporada. Un hábito indispensable, puesto que cada variedad aparece en su período correspondiente, ejerciendo así una determinada acción en el organismo del consumidor. Además, este tipo de alimentos están exentos de productos tóxicos.

Esta práctico supone a la vez un ahorro significativo de tiempo, trabajo y alimento. Su preparación está basada en lavar la fruta o la verdura y colocarla sobre una fuente, ahorrándose así las tareas de pelar, trocear, cortar, cocinar sazonar... e incluso fregar.

La alimentación “Arco-Iris” o dieta crudívora se basa en principios naturales. Según explica la doctora Nuria Roig, directora del Centro de Medicina Cuántica y Cristaloterapia “Krysalux” de Caracas, Venezuela, “en la llamada medicina integral cuántica ahora se habla de la ‘frecuencia vibratoria’ de los alimentos más que de la típica teoría de las proteinas, grasas o carbohidratos. Es una nueva concepción de la alimentación que toma en cuenta nuestra ‘otra mitad’, o lo que es lo mismo, la parte energética del cuerpo humano”.

Se parte de la idea de mantener un equilibrio energético para garantizar la salud del cuerpo físico. Todo comienza en el “cuerpo de energía” para luego reflejarse en la realidad física, en los órganos y en el correcto funcionamiento de éstos.

Como base de esta nueva concepción los alimentos se clasifican en siete grupos atendiendo a su “frecuencia vibratoria”. Cada uno de estos grupos se relaciona con un centro energético, generador o chakra, que a su vez controlan las emociones y las funciones de los órganos incluidos en sus respectivos grupos. De ahí que para mantenernos en perfectas condiciones sea necesario ingerir diariamente cierta cantidad de cada uno de los siete tipos de alimentos. Respetando los biorritmos del organismo, la dieta diaria ha de programarse de la siguiente manera:

DESAYUNO: Grupos azul y morado, que proporcionan la “energía de arranque”.

COMIDA: Grupos anaranjado, amarillo, verde y rojo, en los que prevalece la “energía de mantenimiento”.

CENA: Grupo blanco, donde predomina la “energía de relajación”.

 

TIPOS DE ALIMENTOS

ROJO: Alimentos que lo contienen; PROTEÍNAS ANIMALES: Pollo, pescado, huevos, leche, queso, germinados, azúcar moreno, etc. Órganos que nutre; Corazón arterias, venas, médula ósea, vagina, boca, plasma sanguíneo, sistema circulatorio y muscular. PRIMER GENERADOR.

VERDE: Alimentos que los contienen; TODOS LOS VEGETALES Y VERDURAS VERDES: Acelgas, espinacas, berro, lechuga, etc. Órganos que nutre; Oído, vejiga, riñones, suprarrenales, próstata, piel, sistema nervioso central –gris-, cerebelo, cerebro, testículos, uréteres, uretra. SEGUNDO GENERADOR.

AMARILLO: Alimentos que lo contienen; LEGUMBRES: Judías pintas, negras o blancas, lentejas, garbanzos, etc. Órganos que nutre; Aparato digestivo, hígado, colon, duodeno, intestino delgado, ovarios, útero, vesícula biliar, tejidos colagénicos. TERCER GENERADOR.

BLANCO: Alimentos que lo contienen; CEREALES: Trigo, pan pastas, arroz, avena, centeno, cebada, etc. Órganos que nutre; Pulmones, bronquios, tráquea, timo, apéndice, páncreas, huesos, piel, faringe, membranas serosas, paratiroides, sistemas linfático, nervioso y óseo. CUARTO GENERADOR.

AZUL: Alimentos que lo contienen; TODAS LAS FRUTAS SECAS O DESHIDRATADAS. Órganos que nutre; Ligamentos, hipotálamo, píloro, sistema linfático, sistema óptico, tendones, tejido conjuntivo. QUINTO GENERADOR.

NARANJA: Alimentos que lo contienen; LOS VEGETALES Y LEGUMBRES NO VERDES: Patatas, calabazas, remolachas, zanahorias, etc. Órganos que nutre; Endometrio, hipófisis, adenohipófisis, panículo adiposo, mucosas, patrones genéticos de función –ARN- SEXTO GENERADOR.

MORADO: Alimentos que lo contienen; OLEAGINOSAS: Pistachos, almendras, nueces, yogurt, miel de abejas, coco, etc. Órganos que nutre; Glándula pineal, nucléolo celular, núcleos de hipotálamo, patrones genéticos de base –ADN-, piel, neurohipófisis. SÉPTIMO GENERADOR.

 

Menú de este tema

Home