La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

DETERMINACIÓN

La determinación es energía. La firme resolución resulta de un gran apoyo en muchas sendas que necesariamente debemos hollar. Sin determinación no se puede vivir espiritualmente, ni optar ni seleccionar. Cuando hay ofuscación y una excesiva incertidumbre es muy difícil decidir, por ello es necesario activar el entendimiento correcto y la inteligencia para poder ser resolutivos. Hay que confiar en estos recursos internos, que vendrán en nuestro auxilio si les abrimos las puertas. Si tras una minuciosa reflexión se llega a la convicción de que hay que tomar una resolución, esta deberá tener lugar.

Es bastante frecuente que la indecisión o vacilación vengan por la excesiva identificación con la acción –que raya la alienación- y la obsesión por los resultados, pues se desea tener la seguridad o la certeza de esos resultados, cuando pocas veces dependen de uno mismo. Lo que depende de nosotros es llevar a cabo la acción con la mayor consciencia y realizarla lo mejor que podamos, sin obsesionarnos por los resultados.

Una persona espiritual es desapegada y deja que las cosas actúen, permite que trabajen los centros cerebrales, pero no consienten que ni una sola onda conquiste la mente. La Vida es movimiento, acción, y siempre hay que proceder según lo requieran las circunstancias. Cada situación es única y hay que obrar sin dejarse confundir, contaminar o condicionar por situaciones o circunstancias anteriores. Con respecto a la vida espiritual, la firme determinación es imprescindible, pues nos ayuda a proseguir con tenacidad hacia el objetivo, que no es otro que el de ser consciente y obrar adecuadamente.

 

Actualizar menú del tema

Home