La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA ERUDICIÓN
 
LA ERUDICIÓNEl problema de la erudición, viene motivado por lo que él mismo suele conllevar. A fin de cuentas, ¿que es una persona erudita? Es alguien que sabe "un poco, de casi todo" o bien alguien, "que sabe mucho de un tema y nada de los otros".

Al primer tipo, casi nunca le interesa las ideas u opiniones de los demás, ¡para qué! el ya conoce esos temas y cree dominarlos como el que más. Lo que pasa es que hay otras personas que los conocen más en profundidad y le podrían ayudar a ampliar sus conocimientos concretos sobre ese tema.

Al segundo tipo, simplemente, no le interesa otro tema. Es un erudito en su tema, en su especialidad, pero un verdadero analfabeto en cuanto lo sacan de él.

No hay verdades absolutas, y eso hace que ninguna doctrina, NINGUNA, te haga encontrar la verdad. Mucho peor es que encima te impongan dogmas de fe. Es ponerle una venda a un ciego que quiere ver.

Sólo el discernimiento y el conocimiento (buscando en todos los sitios y no sólo en uno) te hacen llegar a encontrar tu verdad.

De la misma manera que no se puede generalizar con las personas, unas enseñanzas generalistas no sirven para la búsqueda de la verdad. Las personas que "solo" buscan la verdad por el conocimiento de una sola parte, de una sola doctrina, suelen ser fanáticos. Lo son, por haber "invertido" una parte importante de su vida (o toda) y no haber logrado lo que se propusieron. Si tú, tratas de hacerles "ver" que existe otra realidad, estarás haciendo, diciendo, que toda esa vida no a servido de nada, que se equivocaron en su búsqueda. Nadie puede o quiere darse cuenta de eso. Tú, con tu buena fe, les estarás desestabilizando sus débiles cimientos - fundamentos y eso únicamente te acarreará problemas.

Tus pecados, tus faltas, tu imperfección, al ser buscados inconscientemente y conocidos, adquieren para estas personas una dimensión digamos que extraordinaria.

Claro que siempre existe la posibilidad de que nos encontremos con una persona que busque la verdad, son sinceridad, y quiera ver. Aquí entra en juego el discernimiento.
 
 
Aforismos.

· No confundas, sería el más grave de los errores, la sabiduría con la erudición.

· El saber no es la erudición. El erudito poco sabe.

· El sabio es una fuente de ideas propias. El erudito, un almacén de ideas ajenas.

· El erudito tiene su memoria llena de datos de procedencia externa. El sabio tiene el cuerpo y el alma impregnados de cognición imaginativa, de inspiraciones, de intuiciones precedentes de su Yo interno, de su espíritu.

· El sabio, lee, estudia, escucha, pero muchísimo menos. Sabe que el "oleaje mental" le impedirá escuchar la voz de su espíritu, la voz de su interior.

· El erudito lee, estudia, escucha. Hay mucho "ruido" en su alma. El sabio oye la "voz del silencio".

· El sabio ama lo que sabe, pues lo ha conquistado con esfuerzo. Y, por eso, lo vive.

· En el sabio no existe divergencia entre su forma de pensar, de sentir y de actuar.

· El erudito, la mayoría de veces, se mueve sobre un pensamiento frío, que no se traduce en ninguna acción verdaderamente sentida.

· El sabio no acumula. Dando a los demás posee cada vez más.

· El sabio sabe que conocer es no conocer.

· El erudito cree que conoce. Pero no conoce. He ahí el mal.

· La visión del sabio no excluye el análisis, pero es esencialmente visión de síntesis.

· El erudito se pierde en el análisis, hasta llegar a perder la visión de síntesis.

· El sabio une análisis y síntesis en su mátesis.

· El sabio es, aparentemente, blando y débil. La blandura y debilidad son atributos de la vida. La firmeza y la dureza son atributos de la muerte.

· Sabe el sabio que lo firme y lo grande ocupan el lugar inferior, lo blando y lo débil lo superior.

· El erudito habla mucho y calla poco, lo contrario que el sabio.

· Sabe el sabio que la falta de quietud interior impiden la superación.

· Sabe el sabio que Conocer y Amar son la misma cosa.

· Sabe el sabio que es en medio de la corrupción como la verdad aparece con claridad.

· Todos los sabios verdaderos profesan la misma enseñanza.

· El erudito habla mucho y observa poco. El sabio calla y lo examina todo con el ojo espiritual para descubrir al Único.

· El erudito pretende instruir a aquellos que no saben nada. El hombre sabio se calla y espera a que lo interroguen.

· Honrado o despreciado el sabio no se altera.

· El erudito puede ser dogmático. No encontraréis un solo sabio que lo sea.

· En las doctrinas de los eruditos todo son escuelas y confusión.

· Sabe el sabio que la vida es muy oscura cuando no hay impulso. Que todo impulso es muy ciego cuando no hay conocimiento. Y todo conocimiento es inútil cuando no hay trabajo.

· El sabio conoce que todo está dentro de nada. Que nada está dentro de nada. Que todo está dentro de todo.

 

Menú de este tema

Home