La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

INTREPIDEZ

Intrépido es quien no necesita aferrarse a puntos de vista ni a opiniones, quien mantiene su mente abierta y su conducta tolerante ejerce el respeto hacia toda criatura sensible. Esta persona vive consciente y en armonía, obra apropiadamente, no se recrea contemplando los errores o desgracias propias o ajenas y sabe compartir con generosidad sus bienes. Trabaja para superar la ofuscación y comprender y transformar los estados perniciosos de su mente, habla con cordura y, en la mayoría de los casos, con amabilidad. Es firme, pero no arrogante; es manso, pero no pusilánime. Confía en la moral, pero no en la ética convencional. Se hace responsable de sus actos y asume las consecuencias de los mismos. Valora el sosiego y la paz interior. Hay que ser muy intrépido para vivir, en un mundo como este, atento y lúcido; para, en una sociedad orientada hacia la codicia, mantenerse desapegado.

No es intrépido el hostil, el agresivo, el que intenta imponerse por la fuerza, el que con su odio crea toda suerte de enemigos, el que manipula, explota y somete. No es intrépido el que acepta riesgos inútiles o, menospreciando su vida, se la juega o necesita de sensaciones tan “fuertes” que se pone en peligro o pone en peligro a los demás. No, éste únicamente es mezquino, cobarde y brutal. Dejarse conducir por inclinaciones de hostilidad o destrucción es fácil, no requiere ninguna intrepidez. Ser consciente y obrar adecuadamente, reorientar las energías vitales hacia lo constructivo, eso es verdadera intrepidez.

No es intrepidez no tener miedo, sino saber afrontarlo y tratarlo si llega el caso. Normalmente, el que nunca tiene miedo no es un intrépido, sino un inconsciente. El miedo surge ante una amenaza y es una respuesta defensiva que ayuda a sobrevivir. La intrepidez se alimenta con determinación y motivación, pero la persona espiritual no tiene la falsa expectativa de que puede llegar a no tener miedo de nada, sino la visión clara de que en el miedo cabe la intrepidez y que incluso el miedo, bien tratado, nos hace más intrépidos, sagaces y diestros. La intrepidez surge cuando se vive espiritualmente, pues innumerables temores y condicionamientos del ego se deben ir superando.

 

Actualizar menú del tema

Home