La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

JUSTICIA

La prudencia y la justicia están más íntimamente ligadas de lo que pueda parecer a simple vista. La justicia consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido, es la capacidad de vivir en la verdad con las personas. No es difícil ver en qué medida depende el arte de vivir del conocimiento objetivo de la realidad, de la justicia y de la prudencia. Sólo la persona que es objetiva puede ser justa, y la falta de objetividad equivale a injusticia.

La justicia ordena el querer y el obrar humanos en relación con el prójimo sea Dios, la naturaleza u otra persona. El ser humano bueno es justo; la realización de la justicia es cometido de todo ser humano. Ni el lucero de la mañana ni el del anochecer se pueden comparar a la persona justa en belleza.

Únicamente el ser humano que se esfuerza por ser justo, por dar a cada uno lo suyo, experimenta en sí mismo la total insuficiencia, a la que, no obstante, intenta superar. Al intentar hacer justicia en sus actos cotidianos tiene clara consciencia de que jamás llegará a hacer lo que en rigor está obligado a hacer. Advierte que, si no quiere faltar a su deber, debe estar preparado para dar no solamente lo que debe, sino también, estrictamente hablando, lo que no está obligado a dar. Es la persona justa, y en mayor medida cuanto mayor es la lucidez con que se experimenta la consciencia de este hecho, la única que es capaz de estar dispuesta a dar lo que no debe; sólo ella accede de buen grado a entregar lo que nadie podría forzarle a dar. El dar aun lo que no se debe es una necesidad que la persona justa ha de tener sobre todo en cuenta, dado que en este mundo la injusticia es una manifestación cotidiana.

El exclusivo cálculo de lo debido vuelve fatalmente inhumana a la vida en común; no es decoroso limitarnos al estricto cumplimiento de nuestro deber. Es cierto que la misericordia sin la justicia es el principio de la disolución, pero también lo es que la justicia sin misericordia es crueldad. El propósito de obrar adecuadamente, de ser justo se convierte en un propósito injusto si detrás no se encuentra la consciencia y el amor.

 

Actualizar menú del tema

Home