La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  MONOTEÍSMO Y POLITEÍSMO. REFLEXIONES

Algunas viejas discusiones teológicas, se plantean en base al monoteísmo o politeísmo. O a la inmanencia o no de Dios. Ambas discusiones nos parecen absurdas, ya que miran aspectos de la misma cosa. Y sabemos además que todas las religiones tradicionales poseen el mismo mensaje de fondo, y las aparentes contradicciones son sólo de forma. Al respecto, invitamos a leer “la Filosofía Perenne”, de Aldus Huxley. En este caso, intentamos afirmar que Dios está dentro de cada cosa: ¿es entonces inmanente?. Si está en cada cosa, está en mí y está en ti, por tanto al estar en ti también esta fuera de mi. Es decir, está dentro y afuera porque simplemente está en todas partes. La discusión sobre la inmanencia o no de Dios entonces es absurda porque él está en todas partes. Pero el punto de contacto, de comunicación con ÉL, está dentro de cada uno. Esto afirman estas frases de distintos orígenes culturales, como la India, China, y el cristianismo de origen hebreo.

“No podrá decirse: helo aquí, helo allá: el reino de los Cielos está entre vosotros”.
Lucas XVII; 21

“¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?. Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es”.
Corintios III; 16, 17.

“No preguntéis si el principio está en esto o aquello. Está en todos los seres. Por eso se le dan apelativos de grande, supremo, íntegro, universal, total... Está en todos los seres, por una terminación de norma –el punto central o invariable medio- pero no es idéntico a los seres, pues ni está diversificado –en la multiplicidad- ni limitado”.
Taoísmo, Chuang Tsé, cap. XXII

“En el centro de todas las cosas y superiores a todas, está la acción productora del Principio Supremo”.
Taoísmo, Chuang Tsé, cap. XI.


“Este Atman –el espíritu divino- que reside en el corazón, es más pequeño que un grano de arroz, más pequeño que un grano de cebada, más pequeño que un grano de mostaza, más pequeño que un grano de mijo, más pequeño que el germen que está en un grano de mijo, este Atman, que reside en el corazón, es también más grande que la tierra, más grande que la atmósfera, más grande que el cielo, más grande que todos los mundos en conjunto”.
Chhandogya- Upanishad, Papathaka 3º, Khanda 14ª -India-

“Semejante es el Reino de los Cielos a un grano de mostaza, que tomándolo un hombre lo sembró en su campo; el cual es la más pequeña de todas las semillas, más cuando se ha desarrollado es mayor que las hortalizas y se hace un árbol, de modo que vienen las aves del cielo y anidan en sus ramas”.
San Mateo, XIII; 31, 32.
San Marcos, IV; 30, 32.
San Lucas, XIII; 18,19.
 

 

Menú de este tema

Home