La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Los niños en los conflictos armados

En las situaciones que provocan los conflictos armados desaparecen las protecciones habituales que reciben los niños. Las guerras pueden durar muchos años y violar todos los derechos del niño, amenazando su seguridad física y causándole traumas, pues entre otros muchos daños se destruyen los medios para la producción y el suministro de alimentos y los servicios de salud y de educación. A menudo, en tiempos de conflicto, los niños no son solamente los objetivos de la violencia, sino que se les recluta para que participen de forma activa en estos actos violentos. El reclutamiento de los niños como miembros de grupos armados, las violaciones y las matanzas, y la selección de sus escuelas y sus hospitales como blancos de guerra en los conflictos armados, son atrocidades infames.

Cientos de miles de niños y niñas en el mundo forman parte del ejército de los Estados o de los grupos guerrilleros tras haber sido alistados por la fuerza mediante secuestro o amenazas de prisión. Tras varias semanas de entrenamiento, se los despliega en las líneas de combate para utilizarlos como carne de cañón. Allí se los obliga a servir como señuelos, como detectores de la posición enemiga, como guardaespaldas de sus comandantes o como esclavos sexuales. La mayoría de las niñas soldado han denunciado haber sido violadas o explotadas sexualmente por sus jefes militares y otros soldados. A menudo, también se utiliza a niños y niñas como porteadores de la munición, el agua o los alimentos, y como cocineros. También se obliga a los niños reiteradamente a cometer abusos, entre ellos violaciones, amputaciones y asesinatos, contra civiles y soldados enemigos. A algunos se los ha forzado a matar a miembros de su propia familia, y a otros a participar en actos sexuales y de canibalismo con los cadáveres de los enemigos muertos durante los combates. A menudo se les administran drogas y alcohol para hacerlos insensibles a las emociones cuando cometen estos crímenes.

El coste personal que pagan los niños soldados es muy elevado: insensibilizados y traumatizados por la experiencia vivida, a muchos les siguen asediando de por vida los recuerdos de los abusos que presenciaron o que les obligaron a cometer. En el caso de las niñas soldado, además de la brutalidad y el trauma derivados de la violación en sí, las agresiones sexuales pueden producirles lesiones físicas graves y embarazos forzados, así como el contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

 

 

 

Menú de este tema

Home