La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA NUEVA ERA. NEW AGE

LA NUEVA ERA. NEW AGEUna Nueva Era alborea en nuestra sociedad. Muchos saludan jubilosos el relevo de los viejos paradigmas y se adhieren entusiastas a esa ola imparable que amenaza con barrer la esclerosis de unos comportamientos sociales trasnochados y sin más enjundia que la tradición (esa madre de tantos vivios institucionalizados) e imponer patrones de conducta anticonvencionales que aportan, cuando menos, la frescura de lo nuevo.

¿Puede tratarse de otra moda de fuerte impacto, como lo fueron los hippies en los sesenta, o, tal vez, de una pose social con camuflaje de filosofía, condenada a perderse a la vuelta de la esquina de este siglo? Para muchos, desde luego, sí. Para otros, no.

Me explicaré: Toda moda se asienta en dos premisas incuestionables: de un lado, el irresistible atractivo que la mente humana siente por la variedad y el cambio, ese impulso misterioso que nos lleva a abandonar el interés por lo compartido para volcarlo en lo nuevo, en busca de la diferencia. De otra parte, paradójicamente, el espíritu de rebaño, aún plenamente vigente en muchas naturalezas, hace que el individuo propenda a la imitación del líder, acaso en un intento de parecerse a él.

Son dos razones poderosas que, a mi juicio, explican convincentemente la adhesión al movimiento de tantos ejemplares de esa inmensa fauna de especímenes miméticos que dan colorido y ambiente, pero nada más.

Me refiero a esos que compran pirámides, usan pachuli, visten amplias camisas indias, se enrolan entre los seguidores de los gurús de moda, presumen de facultades psíquicas, coquetean con la kundalini, dividen al cincuenta por ciento su entusiasmo por el más allá y su desprecio por el más acá, renacen, consumen vorazmente toda suerte de técnicas mentales, tragándolas sin digerir, utilizan su supuesta aversión a competir para enmascarar su incompetencia o su falta de talento y, en el paroxismo de la confusión mental, no tienen muy claro si preferirían vérselas con un espíritu desencarnado o con un extraterrestre de Ganímedes. Por eso consultan constantemente el Tarot.

Dejémosles a un lado porque no representan nada. Son consumidores de modas, amantes de lo trivial atraídos por el magnetismo de la Nueva Era, pero sin peso específico para profundizar en ella. Constituyen la cola del cometa, siempre, no lo olvidemos, de mayores dimensiones que éste.

Ero hay también un núcleo consistente de personas lúcidas y responsables que, lideradas por pensadores y científicos de vanguardia de distintas disciplinas, se enfrentan con valor, humildad y sensatez a los gravísimos problemas y contradicciones que afligen a nuestro maltratado planeta y sus espúreos habitantes. Su esfuerzo se dirige a rescatar las esencias de la condición humana y, consecuentemente, a reestructurar la jerarquía de valores, dando preferencia a lo espiritual sobre lo material, al ser sobre el tener, a lo global sobre lo individual, a la cooperación sobre la competencia, a la calidad sobre la cantidad, al desprendimiento sobre el egoísmo.

A la implantación social de estos valores se le denomina Nueva Era, y su gran metáfora es la ecología, que representa la íntima interconexión de todas las cosas vivas, no solamente a nivel orgánico o funcional, sino también como parte esencial de un todo. Se trata, como puede verse, de un estado de conciencia, de una actitud vital, de un refinamiento de la sensibilidad que nada tiene que ver con modas superficiales ni poses intelectuales. Por el contrario, estas últimas han contribuido a degenerar el concepto hasta dotarle en algunas partes, incluida su propia cuna californiana, de un matiz peyorativo.

Es interesante resaltar que aunque los nuevos valores están presentes en todas las grandes religiones, éstas tienen poca vigencia en la Nueva Era, porque la mayoría tienden a excluirse mutuamente y son herederas de una tradición de maniqueísmo e hipocresía que ha desvirtuado su mensaje, a la vez que les ha hecho víctimas del dirigismo de sus respectivas iglesias. El individuo de la Nueva Era se complace en aceptar la responsabilidad y el protagonismo de su propia vida, sorteando con determinación todos los "ismos" y patronazgos que se ven a sí mismos como algo separado y exclusivo, y por tanto, nada "ecológicos". Trata de establecer línea directa con lo divino, evitando intermediarios que, por otra parte, siempre han preferido concentrar sus esfuerzos en lo más simple, débiles o inadvertidos.

La universalidad, el desapego, la cooperación, la espiritualidad, el cuidado del cuerpo, la tolerancia, la trascendencia y el empeño en el desarrollo del potencial humano son los valores más en boga en la Nueva Era.

El materialismo, el racionalismo, el consumo desmedido, el egoísmo, el cainismo, la codicia, la ira, la gula, la envidia y todos los pecados capitales que han llevado nuestra sociedad donde se encuentra. La falta de respeto por la vida, por la naturaleza, por los animales, el clasismo, el racismo, la manipulación, y la larga lista que se podría hacer de las miserias humanas, constituyen las lacras del pasado que no tienen cabida en los nuevos tiempos.

Entrar en la Nueva Era es realizar un viaje de lo individual a lo cósmico, de la ignorancia a la sabiduría, de la oscuridad a la luz, de lo particular a lo global. Es transitar por un túnel vertiginoso donde la naturaleza, el hombre y Dios no son ya tres elementos básicos del universo, sino que se experimentan como una masa indiferenciada de conciencia cósmica.

¿Una moda pasajera? Ya se ve que no. Más bien, la nueva mística de lo cotidiano.

 

LA NUEVA ERA. NEW AGE

 

Menú de este tema

Home