La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

UN NUEVO ESTILO DE VIDA

UN NUEVO ESTILO DE VIDAVivimos de manera sedentaria y confundimos la pereza con la comodidad. Estamos acostumbrados a vivir con niveles muy bajos de energía, corpulentos y a que nos muramos relativamente jóvenes. Pero este no es nuestro destino. Es necesario que evitemos estilos de vida nocivos y modifiquemos las pautas de conducta que provocan agotamiento, obesidad, enfermedades mentales, coronarias, hipertensión sanguínea, úlceras, dolores de espalda, migrañas, artritis, apoplejía, cáncer, etc. Y aquí estamos hablando de una nueva forma de vivir, no de cambiar temporalmente el comportamiento. Únicamente siendo conscientes y obrando adecuadamente surgen la calma espiritual, la paz mental y la buena forma física.

Sí, debemos ser conscientes y obrar adecuadamente, y con ello vivir inteligentemente, vivir de una forma completamente diferente a como lo hacemos ahora.

Muy pocas son las personas que se dan cuenta hasta qué punto nuestro cuerpo se alimenta del aire que respiramos. El aire fresco y limpio es una fuerza vital valiosísima, lo mismo que la luz del sol, que es la fuente de toda la vida que hay sobre el planeta. Es necesario que respiremos profundamente aire puro; esta es una condición indispensable para gozar de una buena salud. Una caminata por los bosques o la playa, o un paseo a pie por el campo hacen maravillas por nuestro bienestar físico, renuevan nuestros diferentes planos y, sin duda, mejoran nuestra perspectivas de las cosas. Además, es importantísimo mantener una ventana abierta mientras dormimos; aunque necesitemos agregar una manta para no tener frío, los beneficios del aire fresco durante el sueño son inapreciables. El cuerpo puede efectuar con más eficacia los ciclos de asimilación y de eliminación si se le ofrece aire fresco mientras trabaja, en vez de obligarlo a respirar el aire cargado con las toxinas que acaba de eliminar.

A la mayoría de deportes les acompaña siempre la vanidad o el interés y, además fomentan la competición en lugar del apoyo mutuo. Pero es necesario que nos ejercitemos asiduamente realizando deportes que sepamos con seguridad que nos benefician. Por otro lado, es bueno adecuar nuestro modo de vida a levantarnos con el sol, o antes, y durante el verano acostarnos cuando se pone. Si se puede, siempre es positivo habitar en el campo o en los barrios más aireados de la ciudad y evitar, en la medida de lo posible, las profesiones antinaturales por su nocturnidad, por sus cambios de turnos, o porque le obligan a uno a permanecer en ambientes tóxicos, viciados, con luz insuficiente, etc. También es necesario tener la intención y la voluntad de que la toxicidad y la peligrosidad de estas profesiones sean reducidas al mínimo o, incluso, que desaparezcan esas mismas profesiones.

Es conveniente exponer nuestro cuerpo desnudo al aire y al sol durante algún tiempo todos los días para alimentarlo, templarlo, curtirlo y facilitarle la necesaria respiración cutánea. Aunque actualmente circulan informaciones que consideran que el Sol es peligroso. El sol es la fuente de toda vida que pueda haber sobre el planeta, y esto es una verdad que nunca se debe olvidar. Sin el Sol no puede existir la vida que conocemos. Con la ayuda de la luz solar el organismo crea valiosas sustancias nutritivas, y el Sol también contribuye a la desintoxicación, a la pérdida de peso excesivo y a la vitalización de todo el ser, abre los poros y permite que las toxinas sean expulsadas por la piel.

Claro que todo de lo que se abuse puede ser peligroso, y en el Sol hay un peligro potencial, pues tomar demasiado sol puede quemarnos. No debemos evitar el sol, sino obtener provecho de él. Las lociones y pantallas solares no son del todo recomendables. Es mucho mejor ir alcanzando lentamente nuestra propia tolerancia al sol que usar aceites, pantallas o lociones que impiden la absorción de los rayos infrarrojos y ultravioletas y, además, inhiben la acción de las glándulas secretoras de grasas. Lo importante es recordar que lo que obtenemos del Sol no es un simple tono bronceado, sino una revitalización de todo el organismo que no se limita a la piel. Si nos ponemos aceites o lociones, hay que evitar los que contengan sustancias químicas. Es muy recomendable pasar una media hora al sol todos los días, o con toda la frecuencia que nos sea posible, preferiblemente de mañana. Ese resplandor dorado que por ello aparece en nuestra piel es parte de nuestro nuevo estilo de vida, evidencia de salud y energía.

En relación al vestido y al calzado, no tenemos que usar nada que nos oprima o presione al cuerpo. Lo ideal es vestir blusas sobre camisas flexibles, sin cuello alto ni justo, pantalones amplios sobre la ropa interior y sandalias o zapatos abiertos al aire. Hay que sustituir el calzado de tacón alto y punta estrecha por un calzado elegido con sentido común. Tampoco son adecuados los anillos, aros o pircings. Respecto a la alimentación, el ser humano tiene que abandonar el consumo de animales y nutrirse con alimentos vegetales y naturales.

 

UN NUEVO ESTILO DE VIDA 

 

Menú de este tema

Home