La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA TERCERA EDAD Y LA ANDROGINIA

Los papeles asignados a los géneros pierden su rigidez e, incluso, se invierten en la ancianidad. Cuando los hijos se hacen mayores, la mujer queda menos circunscrita al papel materno. En algunos matrimonios, al ser mayor el marido que la mujer, él puede haberse jubilado mientras ella trabaja todavía. Así, él puede hacer muchas tareas del hogar mientras ella se ocupa de ganar el sustento.

Este cambio de papeles de género sugiere que los ancianos son más andróginos que los adultos jóvenes. Los hombres mayores son más andróginos que los más jóvenes, pero las mujeres mayores lo son menos que las jóvenes. En realidad, el porcentaje de mujeres femeninas aumentó en las categorías de edad superior. Quizá esto signifique que tanto los hombres como las mujeres se hacen más femeninos con la edad, lo que haría que hubiera más hombres andróginos y más mujeres femeninas.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home