La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

LA PERCEPCIÓN

Mi cuerpo es una percepción que tengo en el espacio y en el tiempo. Tiene una ubicación en el espacio y existe en el tiempo. Tiene un comienzo, un intermedio y un final.

 

LA PERCEPCIÓN

********************

 

Mi mundo es una continuidad de percepciones y, por lo tanto, está compuesto de sucesos en el espacio-tiempo. Existe en forma de objetos en el espacio que tienen comienzo, intermedio y final.

 

********************

 

Mi cerebro es un instrumento del que me sirvo para tener percepciones.

 

********************

 

¿Dónde está el yo que se está sirviendo de este instrumento (llamado cerebro) para tener estas percepciones llamadas cuerpo, que nace, se mueve por el espacio y por el tiempo y, por fin, muere?

 

********************

 

El yo es el perceptor que está detrás de todas las percepciones, el pensador que está detrás de todos los pensamientos, es el espectador que está detrás de todos los escenarios, es el observador que está detrás de todas las observaciones.

 

********************

 

La percepción cambia, pero el perceptor sigue siendo el mismo. El pensamiento va y viene, el pensador siempre está allí; el escenario se transforma, pero el espectador se mantiene invariable, eterno. El yo verdadero es el espectador, no el escenario.

 

********************

 

Yo no puedo percibir al perceptor aplicando mis sentidos, pues cuando aplico mis sentidos empiezo a tener percepciones, y entonces dejo de estar conmigo mismo: estoy con mi percepción.

 

********************

 

Yo, pensando pensamientos, no puedo percibir el perceptor, porque cuando yo estoy pensando, no puedo seguir estando conmigo mismo, el pensador.

 

********************

Los pensamientos son percepciones. El pensador es el perceptor. Es posible que el pensamiento sea el pensador disfrazado, y que la percepción sea el perceptor disfrazado.

 

********************

 

Este es el dilema.

¿Es el pensador el pensamiento?

¿Es el perceptor la percepción?

¿Podría el espectador ser el escenario?

 

********************

 

Vamos a examinar tanto al perceptor como a la percepción.

Todas las percepciones son sucesos del espacio-tiempo.

 

********************

 

Están en el mundo de las dimensiones.

 

********************

 

Mi cuerpo ocupa espacio. Tiene altura, anchura, volumen. Existe en el tiempo. Está limitado por el tiempo.

 

********************

 

Hasta los pensamientos son sucesos que parpadean en el espacio-tiempo. Ocurren durante un parpadeo instantáneo y tienen comienzo, medio y final. Durante un parpadeo instantáneo ocupan un espacio y tienen una posición en la conciencia.

 

********************

 

Por eso, toda percepción está limitada por el tiempo.

 

********************

 

El perceptor, por otra parte, siendo el testigo silencioso e inmutable de todas las percepciones, es intemporal.

 

********************

 

El perceptor no tiene dimensiones.

El perceptor no ocupa espacio.

 

********************

 

Dado que el perceptor está allí antes de la percepción y está allí después de la percepción, entonces siempre está allí; y al estar siempre allí, es eterno.

 

********************

Eterno, no limitado, no espacial, intemporal, no dimensional: el perceptor es Espíritu.

 

********************

 

El Espíritu es el verdadero yo

 

********************

 

¿Cómo puedo encontrar el Espíritu?

No a fuerza de pensar.

No a fuerza de obrar.

Sólo a fuerza de Ser.  

 

 

Menú de este tema

Home