La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La religión

Las organizaciones religiosas suelen ser estructuras dogmáticas, autoritarias, machistas y jerárquicas tanto por su ideología, por su estructura interna, como por su actuación. Las sectas y las religiones constituyen una pieza esencial del Sistema, pues adoctrinan a la humanidad y consolidan el principio de autoridad.

Las organizaciones religiosas transmiten las ideas de incapacidad humana y la sumisión que esa desvalorización conlleva. La misma idea de dios, de un ser creador del mundo que lo gobierna convenientemente desde un “lugar” trascendente o inmanente, según la necesidad, lleva implícita la justificación de todo lo que existe y la necesidad del dogma y de la autoridad. Por esto, cualquier tipo de religión o de secta es incompatible con la libertad y la espiritualidad. Las ideas religiosas que expresan la incapacidad humana y la existencia de un ser superior se traducen, en las mentalidades, en la religiosidad y en el doctrinarismo. Y esto termina siempre en la sumisión a dios y a quienes hablan en su nombre. El ámbito sexual y social se materializa en la defensa del orden patriarcal, que somete a la mujer y a los hijos del hombre, al que reduce a su rol de dominador, que reprime la sexualidad de todos, contamina las relaciones sociales y estructura la sociedad en torno a un concepto expresamente limitado de “familia”. Y respecto al terreno político y económico, las sectas y religiones suelen bendecir al sistema de opresión imperante.

Para llevar a cabo su labor adoctrinadora, las sectas y las organizaciones religiosas se valen de cuantiosos y diversos medios. Poseen medios de comunicación propios que transmiten los valores religiosos, difunden las actividades de instituciones y organizaciones religiosas y realizan valoraciones bajo su prisma ideológico, creando opinión en los medios de comunicación ajenos. Muchas de estas organizaciones suelen disfrutar de un reconocimiento que les permite, a través de sus gabinetes de prensa, tener presencia y un trato condescendiente en medios “laicos”.

El sistema educativo ha sido siempre un instrumento adoctrinador utilizado por estas organizaciones religiosas. En algunos países y sociedades, perdido el monopolio de tiempos pasados, siguen conservando un buen porcentaje de alumnos en sus escuelas privadas, sobre todo en las consideradas de élite, y siguen usando la educación para adoctrinar a niños y a jóvenes. El sistema educativo es otra área desde donde se manipula y controla a las personas. La mayor parte de lo que se enseña son embustes y materia que no tiene sentido práctico en la vida pero que, de diferentes maneras, apoya el sistema establecido por el Poder. El ser humano trabaja mucho, pide créditos y paga para aprender algo que es anticuado e inadecuado, y esto ocurre en todos los sectores -filosófico, humanidades, científico, matemático, psicológico, médico, etc.

Para consolidar su implantación y llevar a cabo su cometido, estas organizaciones se sirven de otros medios, como la extensa red de lugares de reunión, donde practicar la liturgia, que cubren la práctica totalidad de los territorios estatales. El sacerdote sigue estando en el púlpito -aunque no físicamente- y en el confesionario sigue dirigiendo pensamientos y conductas, creando opinión y canalizando actuaciones.

Numerosos grupos religiosos de toda índole, más o menos disfrazados, llevan el mensaje doctrinario allá por donde van, en las excursiones, en los movimientos sociales, en las actividades culturales, en las obras benéficas… Pretenden ser la cara simpática de los que bendicen a la autoridad y al Poder.

Otro medio eficaz para adoctrinar son la tradición y los ritos. El hecho de no cuestionar las costumbres del pasado ha facilitado el que las sectas y las religiones, a través de sus ritos, esté presente en la vida de las personas, tanto en los ciclos anuales como en las ocasiones más importantes de la vida de las personas -nacimiento, adolescencia, unión de las parejas, enfermedad grave y fallecimiento.

Tantos medios no pueden dejar de tener resultado. La sociedad está impregnada de una falsa e interesada religiosidad, con lo que el Poder y su autoridad y quedan muy reforzados.

 

 

Menú de este tema

Home