La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA VERDADERA RELIGIÓN. REFLEXIONES

Si reflexionas sobre este breve texto, si permites que estas pocas palabras te vayan enriqueciendo con su profundo significado, de la misma manera que el agua vivifica a un árbol, tu esencia transmutará.

¿Sabes qué es la religión? La religión no está en los cantos, no está en los rituales, no está en la adoración de dioses de hojalata o de imágenes de piedra, no está en los templos ni en las iglesias, ni en la lectura de ningún libro “sagrado”, ni en la repetición de ninguna oración, ni en el seguimiento de alguna otra superstición inventada por los seres humanos. Si eres algo inteligente verás que ninguna de estas cosas es religión.

La religión es el sentimiento de la bondad, de ese amor que es como un río, vital, moviéndose perpetuamente. Si vives en ese estado verás que llega un momento en que ya no hay ninguna búsqueda más. Y en ese cese total de la búsqueda se encuentra el principio de algo por completo diferente.

Vivenciar a Dios, a la Verdad, a la bondad; vivir algo que está más allá de todas las invenciones y de todos los trucos de la mente (lo que implica tener una percepción de ese “algo”), vivir en ello, serlo, eso es verdadera religión.

Pero sólo puedes hacer eso cuando abandonas el pozo que has cavado para ti mismo y te sumerges en el río de la Vida. Entonces la Vida tiene una sorprendente manera de cuidarte, porque entonces no eres tú quien se cuida a sí mismo. La Vida te lleva donde ella quiere, porque tú formas parte de ella misma. Entonces no hay problemas de anhelo de seguridad, placer o poder. Y esa es la belleza de la Vida.

La persona que es capaz de decir: “No sé”, se halla en el único estado en el que ese “algo” puede ser descubierto. Pero quien dice: “Yo sé”, el individuo que ha estudiado infinitamente las variedades de la experiencia humana y cuya mente está cargada de información, de conocimientos enciclopédicos, no podrá nunca experimentar algo que no sea para acumularlo.

Cuando un ser humano descarta por completo todo el conocimiento que ha adquirido, cuando para él no hay Cristos, ni Budas ni Maestros, ni instructores, ni sacerdotes, ni religiones, ni citas ni textos sagrados, cuando está totalmente sola, incontaminada, (lo cual implica que en su mente ha llegado a su fin el movimiento de lo conocido), sólo entonces existe la posibilidad de una revolución tremenda, de un cambio fundamental.

Una persona religiosa es aquella que no pertenece a ninguna religión, a ninguna nación, a ninguna raza, que en lo interno está completamente solo, en un estado de no saber y plenamente atento y consciente. Sólo para una persona así adviene la bienaventuranza de lo sagrado.

 

 

Menú de este tema

Home