La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

SENSIBILIDAD

La sensibilidad es conocimiento y ecuanimidad. Es una exquisita cualidad del alma que indica que el ser humano es más humano. Se necesita sensibilidad para comunicarse con las personas de corazón a corazón, para vivenciar virtudes como la indulgencia, la compasión y la benevolencia. Es imprescindible en la relación con las otras criaturas, pero también como fuente inspiradora para la vida, el contacto con la naturaleza, el respeto a la madre Tierra y el ejercicio de la vida espiritual.

Cuando hay sensibilidad uno se ocupa no sólo de sí mismo, sino también de los demás, y nunca puede ser indiferente a los problemas de las otras criaturas. Las malas personas son insensibles, y como que en su indiferencia y frialdad no sienten a los demás nunca se ponen en su lugar y, en el peor de los casos, no tienen repararos en denigrarlos o explotarlos.

La sensibilidad no es pusilanimidad ni sensiblería. La sensiblería es sentimentalismo desmesurado y, a veces, descontrolado. Una persona puede ser sensiblera pero no sensible, o sensible y en absoluto sensiblera. Hay personas sensibleras que se emocionan desorbitadamente por minúsculos o intrascendentes acontecimientos y que luego ni se inmutan por otros verdaderamente intensos o graves que afectan a otras personas. No poseen la prodigiosa gema de la sensibilidad sino la bisutería de la sensiblería.

 

Actualizar menú del tema

Home