La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

EL SERVICIO A LOS DEMÁS

EL SERVICIO A LOS DEMÁS El camino hacia la Luz y el servicio a la humanidad es el secreto de una vida auténtica. El significado de una vida verdadera es servicio y sacrificio. La vida está creada para el servicio y no para el egoísmo.

Cumple tus deberes bien, sinceramente. Tus privilegios vendrán sin pedirlos y sin esperarlos.

Mantén tu vida para el servicio de otros. Cuanta más energía pongas en elevar y servir a otros, más fluirá la energía divina hacia ti. El cáncer de la individualidad se disolverá.

 

El servicio desinteresado purifica

¿Cuál es el objeto del servicio? ¿Por qué servir a los pobres y en definitiva a la humanidad que sufre? ¿Por qué servir a la sociedad? Por medio del servicio purificas tu corazón. El egoísmo, el odio, los celos y las ideas de superioridad desaparecen. Se desarrolla humildad, amor puro, compasión, tolerancia y misericordia.

El sentido de separación es aniquilado. Se erradica el egoísmo y se consigue una amplia perspectiva de la vida. Comienzas a sentir unidad en la vida. Desarrollas un gran corazón con una perspectiva amplia y generosa. Poco a poco alcanzas el conocimiento del Ser. Te das cuenta del "Uno en todo" y el "todo en Uno". Sientes una alegría sin límites.

El primer paso en la senda de la espiritualidad es el servicio desinteresado a la humanidad. El servicio desinteresado es la consigna en el camino hacia la Luz. El servicio desinteresado a la Humanidad prepara al aspirante para la consecución de la conciencia cósmica o la vida de unidad con el Ser de Luz. Al principio, los aspirantes deberían dirigir toda su atención hacia la eliminación del egoísmo a través del servicio desinteresado prolongado.

Desarrolla el corazón y limpia la mente inferior a través del servicio desinteresado y la caridad. Purifica tu corazón a través del servicio desinteresado y humilde a los pobres y afligidos, y haz de tu corazón una residencia adecuada para que la Luz entre en él.

El servicio desinteresado por sí solo puede purificar tu corazón y llenarlo con virtudes divinas. Sólo los puros de corazón pueden ver la Luz.

 

Oportunidades para el servicio desinteresado

El mundo eres tú mismo. Por lo tanto, ama a todos, sirve a todos, sé amable con todos. Ve la Luz en los pobres, en los humildes, en los pisoteados, en los oprimidos.

Hazte un sirviente de la humanidad. Éste es el secreto para alcanzar la realización en la Tierra, ésta es la verdad con minúsculas que lograras encontrar en este plano.

Desarrolla un corazón comprensivo. Ayuda a tus hermanos menores en el camino espiritual. Levántales. Ilumina su camino. No esperes que sean perfectos. Se caritativo sin más, todos llevan luz en su interior, tu misma luz, puede brillar más o menos, pero es la misma chispa divina. La mayoría de ellos lo hacen lo mejor que pueden, lo mismo que tú. Crecerás ayudándoles.

Finalmente, piensa por ti mismo, utiliza tu energía, tu educación, tu intelecto, tu riqueza, tu fortaleza o cualquier cosa que poseas, para la mejora de los que están en una posición humilde en la vida y para la humanidad en general.

 

Ningún servicio es inferior

Ningún servicio es superior o inferior. En una maquina, es tan esencial para su funcionamiento la clavija o el muelle más pequeño, como la rueda dentada más grande.

El que ha comprendido el verdadero significado de la vida tomará cualquier trabajo como actividad que acerca a la Luz. En su visión no existe el trabajo inferior o poco importante. Todo trabajo de servicio hacia los demás acerca al objetivo.

 

Cómo servir

No pierdas ninguna oportunidad de ayudar y servir a otros.

Utiliza cada minuto para servir a otros en la mejor forma posible. No esperes nada cuando sirvas a un hombre o entregues un regalo. Agradécele el darte la buena oportunidad de servirle.

El servicio a la humanidad no deben ser actos meramente mecánicos. Debe hacerse con aptitud devocional. Sirve a los demás con el sentimiento de que la Luz vive en todo. El mundo es una manifestación de Dios, el servicio a sus criaturas es la mejor forma de acercarse a él.

Cuando sirvas, recuerda que trabajas para la Luz. Realiza cada acto con la certeza de que la Luz vive en ti. Pronto crecerás espiritualmente. Pronto verás transmutada tu luz interior.

Examina siempre a fondo tus motivos. Elimina los motivos egoístas. Recuerda que Dios es el motor interior que te impulsa a la acción. Tú eres sólo su instrumento. A causa del egoísmo, uno piensa que él es el que hace todo, y por ello se ata.

Trabaja con la consciencia de ser impulsado por la voluntad Cósmica y tendrás mayor fortaleza y menor vanidad. El trabajo no te atará. Es a través de la Luz que está dentro de ti por lo que eres capaz de trabajar. Siente esto en cada momento de tu vida. Actúa como un administrador, no como un propietario. Así no estarás atado porque no existirá "lo mío".

Estate absorto en el trabajo. Entrega todo tu corazón, mente y alma. No te preocupes por los resultados. No pienses en el éxito o en el fracaso. No pienses en el pasado. Ten confianza completa. Práctica la confianza en ti mismo. Sé alegre siempre. Se atrevido y valiente. Estás destinado a tener éxito en cualquier empresa. Éste es el secreto del éxito. Trabaja de una forma sistemática y metódica. Sé ardiente en el servicio. También sé constante en el servicio. Sin esfuerzo no hay ganancia.

 

Trabaja sin apego

Es extremadamente difícil hacer servicio realmente desinteresado. Mucha gente asciende a la plataforma pública bajo la apariencia de trabajadores desinteresados, pero sólo se sirven a sí mismos, ¿No es eso muy triste? Las acciones deberían realizarse sin apego, sin la sensación de estar haciéndolas para la pureza propia y personal.

Realiza el trabajo sólo para Dios, abandonando incluso el apego a pensar: "Para que Dios esté contento." Debes estar preparado para abandonar el trabajo en cualquier momento, por muy interesante que sea y por mucho que te guste. Cuando la voz interna del alma te mande dejarlo, debes renunciar a él inmediatamente. El trabajo a cualquier trabajo te ata.

La cosa es sencilla, solo debes tener estos ideales; servir al pobre, al enfermo, elevar a los deprimidos, guiar a los ciegos, llevar consuelo a los afligidos, alegrar a los que sufren, amar a tu prójimo como a tu propio ser, proteger a los animales.

Y muchas más cosas que seguro que sabrás reconocer.

Ojalá que todos brillemos como globos de Luz en este nacimiento.

 

Menú de este tema

Home