La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

El sueño.

El sueño profundo y reparador no depende de la cantidad de horas que se duerman, sino más bien de la calidad del sueño. El sueño es un fenómeno muy curioso y que la ciencia occidental no ha terminado de conocer; representa una desconexión considerable de la mente con respecto a los órganos sensoriales. Pero, durante el sueño, salvo que tal desconexión sea muy profunda, la actividad sensorial sigue siendo captada por nuestro subconsciente, que genera en la mente pensamientos y sueños y no permite, así, el descanso absoluto.

El sueño será más profundo y reparador cuanto más ordenado e integrado se halle el subconsciente y existan menos conflictos en él. La verdadera función del sueño no es sólo la de hacer descansar al cuerpo, sino calmar el sistema nervioso, limpiar la mente y aliviar las tensiones mentales y emocionales. El sueño profundo es algo así como una relajación y una meditación natural que hace penetrar a la mente en el punto de quietud total, donde se renueva la energía y se limpia el aparato psíquico. Esta desconexión de todo lo que nos rodea, incluso de los propios pensamientos, es un bálsamo que calma y devuelve la energía y la salud. Todas las maneras en las que se concreta una vida espiritual ayudan a dormir con un sueño profundo y reparador y, a su vez, el sueño profundo y reparador favorece vivir de una manera más despierta, lúcida y espiritual.

 

 

Menú de este tema

Home