La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  UN MENSAJE ESPIRITUAL. REFLEXIONES

1º Lo que quieres hacer tú, amigo nuestro, no se puede realizar en un laboratorio, ni en un taller, ni en un papel, tampoco se consigue soñando o leyendo fantasías y novelas románticas. Se tiene que hacer en la Vida misma, batallando y luchando contra ti mismo y no sólo eso, sino lo más importante: ¡triunfando!

2º Porque lo que tu pretendes es realizar la verdad y para eso está la escuela de la existencia, te puedes y te debes preparar para tus pruebas más difíciles, te puedes cultivar, desarrollar, crecer.

3º Pero en última instancia es la Vida tu instructor, y en la Vida hay que vivir, sufrir y trascender el sufrimiento, hasta alcanzar el gozo perdurable del que vive en lo Uno.

4º Porque hasta donde quieres subir no se llega fácilmente, convéncete, se sube con gran esfuerzo, no se alcanza con distracciones, se logra con constancia y voluntad. Si estás convencido de esto y quieres seguir, piensa antes si no te estás engañando, es decir, si es tu ser interno quien te impulsa a esta realización o es tu imaginación y tu deseo de cosas importantes, de fama o de placeres, porque el camino se debe buscar con desinterés y no por las añadiduras que en tu mente se hayan forjado.

5º Y, ¿cuál es este camino?, solo hay uno verdadero, pero para llegar a él hay innumerables veredas, unas más llanas y largas, otras más cortas y pedregosas. El camino del que te hablamos es el del amor, es el medio que conduce a tu Luz interior a tu propia chispa de divinidad, pero también es el camino del desapego, del sacrificio bien entendido y del renunciamiento al deseo de más.


Comentario

Se hace mención de la trascendencia del sufrimiento, esto es muy importante, porque muchas veces se piensa que se tiene que sufrir de forma inevitable, cuando la realidad es lo contrario, tenemos la capacidad suficiente para manejar nuestra vida de una forma más constructiva y benéfica.

Lo anterior se logra cuando comprendemos que la felicidad no depende de nada exterior, llámese: dinero, posesiones materiales, personas, reconocimiento o cualquier otra cosa fuera de nosotros mismos. La felicidad es un estado de conciencia, que surge de forma natural de nuestro interior donde reina la paz y la armonía universal, siempre y cuando no se vean perturbados por los pensamientos y emociones de tipo negativo, que permitimos nos influyan debido a las programaciones mentales equivocadas, que hemos adquirido con el paso del tiempo.

Se menciona en el primer párrafo que se lucha contra uno mismo, se refiere al conflicto existencial, que se manifiesta entre los impulsos que provienen del ser interno y los pensamientos de la personalidad, en esta batalla debemos aprender a escuchar los mensajes que provienen de nuestro interior, porque siempre serán positivos y benéficos.

 

 

Menú de este tema

Home