La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Vainamoinen y el talismán.
El propósito de la propia vida.

Vainamoinen, el héroe de la gran epopeya finlandesa, el kalevala, es una figura semimágica y semihumana, pero capaz de sufrir como cualquier mortal. Veremos aquí un intento de fabricar un talismán para conquistar a la mujer deseada. Al final, no es la mujer, sino el propio talismán el que se revela más importante. Tanto los errores de vainamoinen como su valor nos muestran que, aunque podamos creer que deseamos una cosa, en el fondo estamos buscando otra.

 

*** 

Ainamoinen, hijo de la Virgen del Aire, deseaba casarse con una mujer de los lapones, pero ella se arrojó al mar antes de aceptar ser su esposa. Desolado y triste, el héroe dejó su hogar y anduvo errante durante algún tiempo. Después decidió buscar esposa entre las mujeres del pueblo de una tierra lejana.

Louhi, la protectora de la tierra, prometió a Vainamoinen la mano de su propia hija, una doncella de belleza sin par, si era capaz de forjar un sampo, un talismán que pudiera traer prosperidad eterna a la tierra.

Impulsado por la recompensa prometida de una bella y joven esposa, Vainamoinen se puso a hacer el talismán. Pero pronto se aburrió de todos los planes, preparativos y esfuerzos, de modo que le pidió a su amigo, el herrero Ilmarinen, que hiciera el sampo en su lugar. Y así lo hizo Ilmarinen. Pero la hija de Louhi, al ver el objeto mágico y el gran arte e ingenio de su creador, decidió que prefería al herrero. De ese modo, Vainamoinen fue, una vez más, rechazado y se quedó sin esposa.

Pero el matrimonio de su amigo terminó pronto en desastre, pues la esposa de Ilmarinen, que tenía que haber sido la de Vainamoinen, fue devorada por los osos. El herrero pidió entonces a la segunda hija en matrimonio y se llevó en su lugar a la joven a la fuerza después de que esta lo rechazara. Pero en cuanto se descuidó, ella logró huir y se dio a otro hombre. Humillado y avergonzado, Ilmarinen le contó a su amigo Vainamoinen la prosperidad que su sampo le había proporcionado a la tierra, y le manifestó que aquel lo debía de haber hecho para sí y su pueblo, en lugar de sumir a su amigo en semejante infelicidad.

Sintiéndose irritado y avergonzado, Vainamoinen urdió un plan para robar el sampo, que ahora se hallaba escondido en una isla secreta. Vainamoinen navegó rumbo a la isla, pero el barco se cruzó con un pez enorme que casi lo hizo zozobrar. Logró matar al pez y, de sus huesos, Vainamoinen hizo un maravilloso instrumento musical de cinco cuerdas, que tenía poderes mágicos. Con este instrumento, Vainamoinen fue adormeciendo a los guardianes del sampo, hasta que quedaron totalmente dormidos. Entonces aprovechó para robar el talismán y partir de inmediato. Pero los guardianes despertaron demasiado pronto, y Ixmhi, la protectora de la tierra, levantó una horrible tempestad, en el curso de la cual las olas se llevaron el instrumento mágico de Vainamoinen y el sampo se hizo pedazos.

Vainamoinen únicamente pudo rescatar algunos fragmentos diseminados sobre el agua. Sin embargo, incluso estos pocos fragmentos fueron suficiente para asegurarse, tras regresar a casa nuevamente, un razonable grado de prosperidad para su propia tierra y para su pueblo. Aunque la encolerizada Louhi desató una serie de calamidades contra el pueblo de Vainamoinen, e incluso encerró al sol y a la luna en una caverna, Vainamoinen triunfó y la tierra quedó en paz.

 

 

COMENTARIO 

Este extraño relato, lleno de hechos mágicos, nos presenta algunos de los dilemas típicos de la juventud. ¿Qué es lo que estamos buscando en la vida, y qué es lo que creemos que nos va a hacer felices? Para la mayor parte de los jóvenes, así como para Vainamoinen, encontrar la pareja adecuada es, para comenzar, el motivo principal, y parece como si todos nuestros problemas se fueran a resolver y fuéramos a encontrar otro lugar en el sol si tan sólo pudiéramos descubrir nuestro amor perfecto.

Vainamoinen se ve rechazado por su primer amor. Después decide dejar su tierra natal y se decide a tomar esposa entre las extranjeras. Hasta ahora, el significado, para nuestro héroe, como para muchos otros, se encarna en una cara hermosa y en la promesa de delicias sensuales. De ese mismo modo somos impulsados por lo que creemos que es nuestro destino, cuando lo que en realidad nos impulsa son nuestros sueños frustrados y la necesidad de la propia gratificación emocional y física.

Vainamoinen no conoce ni ama verdaderamente a la mujer a la que Louhi, la madre de esta, le promete. Pero ella es atractiva, y su familia es importante. Le piden que haga un talismán; tarea que, por poseer poderes mágicos, él puede realizar con facilidad. No obstante, no queriendo molestarse en cumplir con esta tarea, se la traspasa a su amigo. En consecuencia, la hija de Louhi se enamora del fabricante del talismán y Vainamoinen es rechazado nuevamente.

Estos tropiezos emocionales característicos, que experimentan tantas personas en la primera parte de su vida, se presentan en el Kalevala muchas veces, de forma significativa y con mucho sentido. Vainamoinen es joven, centrado en sí mismo e irresponsable, y le suelen abofetear, de modo no metafórico, sino literal. Si desea encontrar un significado y un propósito en su vida, y convertirse en el verdadero héroe que está destinado a ser, deberá tener unos objetivos más apropiados que los de conseguir la esposa «correcta», y deberá hacer algo más que esperar que su amigo le dé las respuestas.

Es este amigo, el amargado herrero Ilmarinen, quien propone a Vainamoinen una meta más importante: robar el talismán (que, después de todo, fue diseñado por el héroe) y traerlo a casa para crear prosperidad en su propia tierra. Vainamoinen ha empezado a darse cuenta de que pertenece a un mundo más amplio y que, además de él, hay personas que son importantes como, por ejemplo, su propio pueblo. Ilmarinen es, a cierto nivel, el lado oscuro del héroe; su amargura de juventud, su desagrado al ver sus deseos malogrados y comprender que los grandes sueños e ideales terminan quedando, en el mejor de los casos, comprometidos, y en el peor, hechos añicos.

En un nivel más profundo, el triste matrimonio y la pérdida de Ilmarinen nos recuerdan que cuando creamos algo sólo con el fin de obtener amor y aprobación, nuestras creaciones pueden terminar sin darnos ninguna satisfacción y pueden ser utilizadas por otros deforma tan egoísta como las hemos utilizado nosotros.

Una vez que Vainamoinen decide robar el sampo (el Kalevala nunca nos dice exactamente lo que es), las cosas comienzan a irle repentinamente bien. El enorme pez que mata y que, a su vez era mágico, proporciona la sustancia para un instrumento mágico que puede aletargar a sus enemigos hasta hacer que se queden dormidos. Esta es una imagen mítica extraña, que sugiere que, si podemos atrapar las oportunidades tal y como se presentan (incluso en

situaciones aparentemente desafortunadas y peligrosas), y creamos algo generoso, personal y apropiado a partir de esas oportunidades, podemos progresar un poco más en nuestra búsqueda de significado y propósito.

La venganza de Lohui es predecible; incluso un héroe mágico no puede esperar que todo le salga como espera, y la terrible tormenta que casi destruye la embarcación destruye también el talismán. Si Vainamoinen no fuera nada menos que un héroe, al llegar a este punto sin duda que se habría dado por vencido y hubiese regresado sumido en la depresión y en la desesperación. Pero el héroe es héroe porque él (y potencialmente cada uno de nosotros) no se rinde.

Vainamoinen rastrea las olas buscando los fragmentos del sampo y se las arregla para rescatar los suficientes como para llevar una razonable (aunque no una total o perfecta) prosperidad a su pueblo. En consecuencia, los ideales del héroe llegan a un compromiso, aunque su efectividad no llegue a ser completa.

Sin embargo, ha encontrado un significado más profundo y verdadero que el que originalmente le hizo abandonar el hogar. No es en la novia extranjera donde Vainamoinen encuentra, finalmente, el significado.

Es en la espiritualidad, en ser consciente de lo que debe hacer y realizarlo, que aparece el significado de su vida. De la misma forma, cada joven puede hallar un sentido de propósito y de destino internos, un sentido de la propia vida incluso en medio de decepciones emocionales, de desilusión y de sueños aparentemente rotos.

 

 

 

Menú de este tema

Home