La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

VISIÓN PENETRATIVA

La visión penetrativa, cabal o pura es ver la Vida, ver en lo profundo de las cosas, de manera global o total. Esta forma de ver o vivir reporta un conocimiento y una comprensión muy profunda y esclarecedora, y es el principio de la espiritualidad.

Si sólo se ve la superficie de aquello en lo que se enfoca la visión, si únicamente se ve superficialmente, si tan sólo se obtiene un entendimiento de lo externo, el propio entendimiento resulta superficial. Una mirada a la superficie no revela lo que hay detrás de ella; es una mirada o entendimiento parcial, que se estrella contra la superficie misma y, al no penetrar, no puede saber lo que hay más allá. Si sólo se ve un lado de la Luna, el conocimiento que se obtenga de la Luna es muy parcial y superficial y puede inducir a error o a interpretaciones inexactas. En la mente del ser humano se da un fenómeno curioso, aunque no por ello menos nocivo. En ella hay una “neblina” que le sorprende y confunde con las apariencias y que le engatusa con lo ilusorio, impidiéndole ver en lo profundo, en lo real. A causa de esta neblina toma las apariencias como la verdad y viceversa, y pone su energía en lo trivial, incluso en lo mezquino, y no en lo que es esencial.

De la mente ordinaria surge el conocimiento ordinario, que es muy limitado y limitador. Hay otro tipo de conocimiento que surge desde más allá de la mente, que aporta una visión muy distinta de lo creado. Ese conocimiento no tiene nada que ver con las ordinarias categorías mentales o los pares de opuestos –como frío o calor, amargo y dulce- y aporta sabiduría, compasión y libertad. Surge con la visión penetrativa pues se con ella se penetra hasta el núcleo mismo o última realidad de los fenómenos, que se aprecian en un estado “supraconsciente”, de una manera muy distinta a la que se obtiene con la mente común, que se pierde en abstracciones, mediciones y conceptos. La mente ordinaria es necesaria en su nivel, pero es limitada y no puede abrir horizontes en otros estadios. Para vivir la vida espiritual se requiere otro tipo de percepción y de entendimiento, que viene por el ejercicio de la visión cabal, y que le permite a uno distinguir entre lo aparente y lo esencial, lo puro y lo impuro, lo correcto y lo incorrecto, lo trascendental y lo banal.

 

Actualizar menú del tema

Home