La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

Abuso de medicamentos. Rechazo de medicaciones

Los médicos saben que muchos pacientes no siguen con rigor los tratamientos que les han prescrito. Se calcula que sólo se administra un 50 por 100 de las medicaciones recetadas. En cambio se consume un volumen igual de medicamentos sin estar indicados.

Existen dos tipos de actitud equivocada frente a los medicamentos: a) Utilización indiscriminada, b) Rechazo a priori.

Una parte importante de los medicamentos que se toman fueron recetados a ese enfermo en otro episodio de su dolencia (que pese a una apariencia semejante puede ahora ser distinta), o aconsejados por el dependiente de la farmacia, o por un amigo que «tiene lo mismo que yo y le sienta bien». En las consultas, es frecuente que la familia reproche: «no ha mejorado, pero es que toma las medicinas cuando quiere y como quiere», significa que las abandona en cuanto cree estar mejor, o toma una cantidad excesiva a la menor molestia.

Interviene la toxicofilia psicológica de algunas personas, que a la menor molestia (dolor de cabeza, insomnio, ardor de estómago) exigen alivio inmediato. Crean así un hábito de tomar medicación, y con algunas (en especial analgésicos, hipnóticos o tranquilizantes) pueden provocar una dependencia. Otros lo hacen por una actitud hipocondríaca, están permanentemente alertos a evitar síntomas; en cada comida sacan la cajita con varias píldoras multicolores, «para la digestión, para el estreñimiento, vitaminas, para prevenir la coagulación, etc.», no por suprimir molestias como el anterior grupo, sino por miedo a la enfermedad. Un tercer grupo toma el exceso de medicación por pura irresponsabilidad.

En principio, no existe ninguna medicación totalmente inofensiva, no pueden tomarse ni como una costumbre, ni sin asesoramiento técnico.

En los últimos lustros, en especial en las tragedias con la talidomida y otros fármacos, y de la divulgación de los riesgos farmacológicos, existe una creciente corriente de opinión alarmista contra las medicaciones y sus efectos secundarios. Muchos pacientes acuden a las consultas médicas con la advertencia: «soy enemigo de las medicaciones». En especial en el campo de la psiquiatría es muy frecuente la afirmación: «vengo a que me haga psicoterapia, pero no quiero medicación». Esta postura preconcebida tiene, en los casos extremos e irreductibles, el inconveniente de privar a muchos enfermos del óptimo tratamiento, y quizá de su salud o vida.

 

 

 

Menú de este tema

Home