La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LAS LESBINANAS Y LOS CONFLICTOS

La vida de las lesbianas está marcada por distintas clases de estrés, derivados algunos de los tipos de discriminación a los que antes nos referimos y, otros, de los tipos de problemas que todos, heterosexuales y homosexuales, tenemos que afrontar. ¿Cómo se desenvuelven las lesbianas al respecto? Haría falta investigar mucho más sobre esta cuestión, pero, al menos, un estudio nos proporciona información.

En este estudio, 79 lesbianas, todas mujeres trabajadoras, respondieron a un cuestionario enviado por correo. Se les preguntaba sobre diversos conflictos que podían experimentar y cómo los afrontaban. El conflicto entre papeles (conflictos entre dos roles diferentes que tuviera que desempeñar la mujer) mencionado con mayor frecuencia era el que se produce entre los de amante y trabajadora (aludió a él el 41% de las encuestadas). Como señalaba una mujer, "mi amante quiere la seguridad de permanecer en una determinada zona y pasar mucho tiempo conmigo; yo estoy muy ocupada con mi carrera... y debo trasladarme con frecuencia para adquirir experiencia y tener oportunidades.

Otros conflictos entre papeles mencionados con menor frecuencia eran los que se producen entre los de trabajadora y activista política (13%), amante e hija (7%) y amante y activista política (6%). Es interesante señalar que sólo una participante mencionaba algún otro conflicto posible (por ejemplo, madre frente a amante). Por otra parte, estos conflictos se consideraban muy estresantes.

Los conflictos intrarrol son aquellos que se producen en torno a un mismo papel. Con respecto a este tipo de problemas, se mencionaba con mayor frecuencia el trabajo (33%). Una mujer decía:

"Las ideas de los compañeros de trabajo y del jefe (todos varones), que creen que soy heterosexual (forma de vestir, de actuar y la evidencia de serlo) cuando, en realidad, yo deseo poder ser quien soy en mi trabajo. Por regla general, no puedo mostrarme así porque temo lo que pudiera pasarme.

Por otra parte, conviene señalar que el hecho de que un tercio de las lesbianas que respondieron manifestara conflictos internos a su papel de trabajadoras supone que los otros dos tercios no los experimentaban.

Los mecanismos de afrontamiento para solucionar los conflictos entre papeles pueden clasificarse en tres categorías:

1. Redefinición estructural del rol: la interesada se dirige de forma directa a las personas que fijan las características del papel y negocia con ellas un cambio que sea aceptable para las dos partes.

2. Redefinición personal del rol: la interesada modifica sus propias percepciones de los papeles y lo que exige cada uno en vez de cambiar el medio externo.

3. Conducta reactiva: la interesada da por supuesta la imposibilidad de modificar las características del papel y o bien las niega o trata de satisfacer todas las exigencias del mismo.

En general, el modo de afrontamiento de los tipos 1 y 2 es más satisfactorio, produciendo menos estrés y mayor satisfacción. Para afrontar los conflictos entre papeles, el 82% de las lesbianas que respondieron manifestaron usar estrategias de los tipos 1 ó 2. Es más, la autoestima de quienes utilizaban una de estas dos estrategias era significativamente mayor que la de quienes empleaban la estrategia del tipo 3. Por tanto, en general, la mayoría de las lesbianas utiliza estrategias adecuadas para afrontar el estrés.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home