La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La agresividad

Esta palabra, que procede del latín aggredi —ir contra alguien—, se emplea normalmente en castellano para expresar la propensión a atacar, destruir o hacer daño, aunque también puede usarse en un sentido más constructivo, como sinónimo de acometividad creadora, iniciativa o espíritu emprendedor. En la caracterología de principios de siglo, al estilo de Kretschmer, era corriente interpretar la agresividad en términos de una disposición temperamental innata, asociada a un determinado biotipo, por lo general atlético o displásico. Esta asociación es real, pero la influencia del temperamento en la conducta agresiva del ser humano es moderada: la agresividad es más un problema social que biológico.

Una versión renovada del innatismo surgió en los años sesenta con la teoría del cromosoma masculino de más, responsable genético de la agresividad típica de los psicópatas homicidas. Pronto se comprobó que esta teoría —que venía a ser una versión renovada de la teoría lombrosiana del criminal nato— tenía escaso fundamento, en el sentido de que no eran todos los que estaban, ni estaban todos los que eran. Realmente, sólo en una mínima proporción de los criminales se da el famoso par YY, a la vez que son muchas las personas pacíficas que sí lo poseen. De otra parte, el psicoanálisis entiende la agresividad como una energía psíquica destructiva, y antitética de la libido, que en el último Freud pasa a ser un instinto de muerte: el Thanatos. No está claro si esta agresividad de que habla el primer Freud es una pulsión de odio y hostilidad, orientada a la destrucción sádica, a veces también masoquista, del objeto, o es una forma de energía psíquica que suministra al ego la fuerza precisa para abrirse camino, superar las dificultades, tener iniciativa y ser asertivo.

En todo caso, frente a las teorías anteriores, la interpretación psicoanalítica de la agresividad supone un concepto más activo y dinámico del ser humano. Al agredir, lo que hace el hombre es reaccionar frente a la frustración y a los conflictos. Estas ideas de Freud dieron origen a la teoría de la frustración-agresión de la escuela de Yale, que estipula que allí donde hay una frustración se genera una agresión y, viceversa, allí donde se observa una agresión es menester pensar en alguna frustración previa. Las versiones recientes de esta teoría, por ejemplo, de Berkowitz, son más moderadas, en el sentido de que la limitan según ciertas condiciones, como, por ejemplo: a) que hay estados emotivos que predisponen a la agresión; b) que no hay agresión en la que no concurran factores externos o claves desencadenantes, y c) que la agresividad se aprende y puede convertirse en un hábito reforzable, por ejemplo, a través de los medios de comunicación social, o de una permisividad mal entendida.

De otra parte, la valoración social de la agresividad, entendida bien como acometividad creadora, bien como etnocentrismo y prejuicio totalitario, se acrecienta en el psicoanálisis cultural y del ego. El pesimismo antropológico llevó a Freud a pensar que lo reprimido siempre vuelve, o sea, que lo inconsciente es reprimible pero no redimible. Más tarde, sin embargo, los freudo-marxistas de la escuela de Frankfurt entendieron que la educación es capaz de elevar el instinto al plano de la historia, hasta lograr que el sentido termine por asumir a la pulsión. En el plano contrafactual, las investigaciones de Adorno sobre la personalidad autoritaria representan precisamente la obturación de esa posibilidad redentora de la historia y la fijación de formas agresivas politizadas.

Por último, desde el conductismo social, y muy especialmente desde las teorías de Bandura, se ha subrayado la importancia de la imitación y del aprendizaje vicario, en la adquisición de pautas agresivas de comportamiento. De hecho, la importancia de los medios y de las subculturas de referencia resulta difícil de exagerar por lo que respecta a la inducción de conductas agresivas. Conductas que, por lo demás, no se manifiestan necesariamente como desviadas y antisociales. lunto a la agresividad hacia fuera —extrapunitiva— se da también una agresividad hacia dentro —intropunitiva—, que adopta formas clínicas muy varias, entre las cuales se cuentan las depresiones reactivas y lo que Seligman ha llamado indefensión aprendida.

A la postre, sin embargo, la clarificación conceptual del mundo de la agresividad humana es muy difícil, pues dada la diversidad de puntos de vista de quienes ponen los rótulos a los actos del ser humano, lo que para unos constituye una flagrante agresión para otros puede ser un caso evidente de legítima defensa.

 

 

 

Menú de este tema

Home