La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LA CONVIVENCIA: UNA DIFÍCIL PRUEBA

Cuando una pareja decide dar el paso de empezar a vivir junta, observamos con frecuencia que no siempre se pone encima de la mesa cómo va a llevarse a cabo esa convivencia, quizás porque se suele pensar basta con el amor y con la atracción que sienten mutuamente. Pero sería interesante hablar con la pareja sobre cómo van a desarrollarse ciertos aspectos, pues las expectativas que se tengan al respecto son las que luego van a producir un mayor o menor grado de malestar, dependiendo de cuánto difiera lo que se esperaba que iba a ocurrir con lo que finalmente ocurre. Estos temas son:

 

El tiempo

Para muchas personas, estar en pareja puede suponer compartir absolutamente cada minuto y cada actividad que se realiza, mientras que, para otros, supone poder marcharse un sábado por la tarde sin tener que dar explicaciones de adonde se va y a qué hora va a volver.

Por ejemplo: si uno de los miembros de la pareja se siente abandonado porque su compañero decide dedicarse a otra actividad cuando iba a empezar una película que tenía muchas ganas de ver (deducimos que a su pareja no le apetecía verla), y esperaba que lo hiciesen juntos hasta el final. Si la interpretación que uno hace es que el otro no tiene interés por estar juntos y que prefiere hacer otra cosa, lógicamente va a sentirse  mal.

El tiempo de cada persona es de cada persona, de manera que se estará cometiendo un error si:

• Se cuenta con el tiempo del otro para hacer una actividad propia. Nos serviría el ejemplo de la película, pues se está haciendo pasar a la otra persona un par de horas haciendo algo que no le interesa en absoluto.

• No se tiene en cuenta el tiempo del otro, y a uno le da igual que lo pierda o no, mientras no sea el propio. Cuando se convive en pareja, por lo general se asume que el tiempo va a ser compartido. Por eso es importante informar sobre decisiones que impliquen el tiempo de la otra persona.

 

Nuestras recomendaciones son:

• En primer lugar, que ambas partes expongan sus expectativas al respecto.

• En segundo lugar, que no se dé por hecho que el otro está esperando a que uno le diga qué hacer con su tiempo. Probablemente lo habrá organizado y, cualquier decisión, por pequeña que sea, es mejor que sea consultada y consensuada por ambas partes.

• En tercer lugar, que no se haga perder el tiempo de nadie haciendo esperar durante horas o días sin dar explicaciones. No se trata tanto de una cuestión de control, sino de no aprisionar el tiempo de otros al propio antojo. Cada persona tiene derecho a emplear cada minuto de su vida de la forma que le parezca mejor.

 

El dinero

Parece que existe cierto pudor a plantear cuestiones económicas cuando se está hablando de las afectivas, pero, con más frecuencia de la que podría pensarse, el tema económico, o más en concreto la falta de claridad sobre este tema, suele ser una fuente muy importante de conflictos en la pareja.

De nuevo, las expectativas por ambas partes pueden diferir de forma considerable. Para algunas personas, vivir en pareja puede significar que el dinero de ambos irá a un fondo común, con el que se hará frente a todos los gastos de dicha situación. Para otras, uno de los miembros se encargará de ganar el dinero, mientras que el otro lo administrará. Un tercer caso sería las parejas en las que el dinero se lo administra cada uno, y se pone un fondo común para gastos comunes... Las variaciones son tan infinitas como las parejas.

En cualquier caso, si se quiere eliminar una fuente de problemas en la convivencia, es aconsejable hablar claramente sobre este tema, punto por punto, situación por situación.

 

El espacio

El espacio físico es también muy importante cuando se inicia la convivencia.

Hay personas que tienen tendencia o necesitan mucho espacio para sus cosas y dan por sentado que son los que más necesitan, produciéndose una auténtica invasión en el hogar, con poca cabida para el resto. Esa invasión puede traducirse en objetos tangibles, como en actividades que se pueden hacer o no en cada lugar de la casa.

En cualquier caso, y una vez más, lo más aconsejable es hablar y sobre todo, negociar. El hogar es el altar sagrado donde transcurre la intimidad de las personas y es donde uno se debe sentir, especialmente a gusto.

 

El objetivo

Ya hemos visto que a veces las parejas inician la convivencia, pero también es frecuente que no se sepa muy bien para qué. El porqué sería evidente, y consecuencia del cariño, amor o atracción que sienten dos personas. Pero cuando éstas se suben en el mismo barco, lo quieran o no, lo hayan planeado o no, se va a mover y es preciso definir, en primer lugar, si se va en una dirección conjunta. De no ser así, es mejor apearse antes de que uno se encuentre en mitad de una relación de la que sea difícil salir; en segundo lugar, qué objetivos a corto, medio y largo plazo se pretenden alcanzar.

Lo anterior no garantiza de manera absoluta que la pareja vaya a durar toda la vida, pero habremos eliminado gran parte de las fuentes de conflicto que tienen más peso, por lo que estaremos minimizando las probabilidades de equivocarnos.

 

 

Menú de este tema

Home