La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

DIFICULTADES EN LAS RELACIONES CON LAS FAMILIAS DE UNO Y OTRO

Un problema a afrontar cuando uno empieza a convivir con otra persona es la relación con las familias, la propia y la política. Son muchas las parejas que han sufrido profundas crisis debido, no ya a diferencias entre ambos, sino a las intromisiones continuas de algunos miembros de las familias en asuntos y espacios privados. Una vez que el hijo/hija o hermano/hermana han establecido un vínculo con una persona, han formado su propia familia, que ocupa un espacio físico, emocional, psicológico y moral que es preciso respetar. Conductas como aparecer en su casa sin avisar, comprar cosas que no necesitan y sin su aprobación pero que se ven obligados a aceptar, aprovechar cualquier excusa para quedarse a diario a cenar, así como un largo etcétera, carecen de fundamento moral y denotan una satisfacción de las propias necesidades, si bien se realizan con apariencia de precisamente lo contrario.

Es preciso no permitir que estas conductas se conviertan en hábitos que más adelante resulten muy difíciles de erradicar. Es aconsejable que cada miembro se encargue de su propia familia, pero siempre de acuerdo con su pareja en las decisiones que se vayan a tomar conjuntamente. Suelen ser circunstancias difíciles, pero suponen un momento clave en la formación de un vínculo fuerte.

 

 

Menú de este tema

Home