La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

EL MIEDO A LA SOLEDAD

Suele ocurrir en ocasiones que el miedo a la soledad o a quedarse sin pareja es demasiado fuerte y, en ese caso, casi cualquiera que le guste a uno un poco puede llegar a valer, al menos aparentemente. Ahora bien, si la selección de pareja se ha realizado como consecuencia de un miedo individual, y no por las cualidades del otro, en función de su posible ajuste con la manera de ser de uno, no hay lugar a que más adelante se reproche a la otra persona por no ser como uno quiere que sea su pareja. Hay dos alternativas: o bien se emplean el tiempo, la energía y las ganas en buscar realmente lo que se quiere, y cuando se consiga, se tarde el tiempo que sea, se estará satisfecho y feliz; o bien, si uno se queda con la paja en vez de buscar el grano, estaría fuera de lugar y no le correspondería ni enfadarse por la elección, ni reprochar al otro que no sea de una forma que nunca ha sido, y mucho menos culparle de la infelicidad propia.

 

 

Menú de este tema

Home