La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
  LA VISIÓN FEMINISTA DEL INCESTO

Tras sacar a la luz pública la violación y los malos tratos a las esposas, las feministas han empezado a ocuparse del incesto realizando varias advertencias sobre él. En primer lugar, ponen en guardia contra la posibilidad de culpar a la víctima, es decir, de sugerir que la hija inicia el incesto con su padre merced a su conducta seductora, y que, en consecuencia, no se puede hacer responsable al progenitor. Las pruebas muestran que, por regla general, el padre comienza la relación; aunque la iniciase la hija, no cabe duda de que el padre, por su edad y por su posición de responsabilidad en la familia, debe rechazarla. La pauta más corriente consiste en que el incesto comience cuando la hija tiene 8 o 9 años, edad a la que resulta difícil responsabilizarla. En segundo lugar, las feministas indican que éste es otro caso en el que el hombre ejerce el peder y el control sobre las mujeres; el padre utiliza su poder dentro de la familia para obligar a su hija a realizar una actividad sexual con él. En tercer lugar, las feministas quieren alertar al público con respecto a la frecuencia del incesto y al daño psicológico que puede causar en la mujer. Las terapeutas feministas manifiestan que hay mujeres que acuden a ellas quejándose de cosas que, en apariencia, nada tienen que ver con el incesto, pero que, durante la terapia, salen a la luz historias incestuosas que habían estado reprimidas.

Se plantea aquí un conflicto entre distintos puntos de vista: las feministas están alarmadas por el daño psicológico que provoca el incesto, pero los sexólogos, atendiendo a otros estudios, concluyen que el incesto no siempre es perjudicial. Creemos necesario resolver esta diferencia. La resolución radica en el hecho de que cada uno de estos grupos se fija en distintas clases de incesto. Los sexólogos, atendiendo a las cuestiones relativas a las muestras de la población general, comprueban que el incesto entre hermanos es la forma más corriente, lo analizan y descubren, en general, consecuencias menos graves. Las feministas se centran en el incesto entre padre e hija porque representa un caso evidente de abuso de poder del varón, descubriendo que las consecuencias son graves. Una vez más, la conclusión respecto al impacto psicológico del incesto sobre la víctima es que depende de muchos factores.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home