La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

  ANSIEDAD Y ATAQUE DE PÁNICO

El adolescente acostumbra a ser una persona ansiosa por naturaleza. Sin embargo, esta actitud expectante ante la vida puede constituir un auténtico trastorno cuando aparece la angustia como síntoma predominante y repercute en todo su ajuste psicosocial. En síntesis, la ansiedad (etimológicamente: incomodidad) se relaciona con el componente psíquico de la persona, mientras que la angustia (etimológicamente: estrechez) lo hace con el componente orgánico del estado emocional.

Las dos formas más habituales de ansiedad, la ansiedad de separación y la ansiedad excesiva, afectan al 12 % de los niños y adolescentes de 8 a 17 años. Téngase en cuenta que los trastornos por ansiedad constituyen el diagnóstico psiquiátrico que se realiza con mayor frecuencia en la adolescencia, muy por encima de los trastornos de conducta y de la depresión. Mientras que las fobias, que son mecanismos de defensa del niño para desplazar su ansiedad, sólo afectan a un 4 % de la población infantil y juvenil.

El trastorno por angustia de separación es la ansiedad en su grado máximo, que experimenta el adolescente ante la posibilidad de separarse de sus padres o de aquellas personas con las que está afectivamente vinculado (o sea, sus seres queridos). Estos pacientes presentan abundantes síntomas físicos o somatizaciones (dolores de cabeza, dolores de barriga, náuseas, palpitaciones, temblores, vértigos y desmayos) y un intenso cuadro de ansiedad en el que expresan su temor a quedarse solos, a que les pase algo a sus padres, a los ladrones, a los secuestros, etc. (es habitual que estos adolescentes den mil y una justificaciones a sus miedos, negando la razón real: su dificultad en separarse de los seres queridos). Un síntoma frecuente es el rechazo a la escuela y también son habituales los trastornos del sueño. Este trastorno acostumbra a iniciarse en la infancia (generalmente antes de los 6 años), florece en la adolescencia y, por definición (DSM-IV), no puede empezar después de los 18 años.

El grado máximo del estado de ansiedad desemboca comúnmente en una crisis de angustia o ataque de pánico, que aparece bruscamente, de manera espectacular y acostumbra a ser de corta duración. La forma más dramática es la sensación de muerte inminente. El adolescente se pone pálido, experimenta temblores, respiración jadeante, a menudo dolor de pecho y sensación de desvanecimiento. Al joven que le ha pasado alguna.vez, le queda durante bastante tiempo el temor a que vuelva a repetirse, por lo mal que lo pasa en estos episodios (que casi equivalen, por las intensas sensaciones subjetivas que producen, a las anginas de pecho o infartos cardíacos; aunque, obviamente, sin la extrema gravedad de éstos). No es de extrañar entonces que modifiquen su vida, restringiendo salidas y actividades por miedo a un próximo ataque en un lugar desconocido.

El tratamiento consistirá en la eficaz medicación ansiolítica (de acción rápida para solucionar el ataque, y luego mediante dosis de mantenimiento, con una acción más lenta) y en el valioso apoyo de sesiones de terapia familiar para detectar las dinámicas interfamiliares que hayan generado este trastorno.


Crisis de angustia (ataque de pánico).

Por lo menos están presentes cuatro de los síntomas siguientes:

• Palpitaciones o ritmo cardíaco acelerado (taquicardia).

• Sudoraeión profusa.

• temblores o sacudidas corporales.

• Sensación de falta de aire o aliento (disnea).

• Sensación de ahogo.

• Dolor en él pecho o molestias alrededor del corazón.

• Náuseas o molestias abdominales.

• Mareo, sensación de inestabilidad, sensación de pérdida del equilibrio.

• Sensación cíe estar fuera de uno mismo (despersonalización) o fuera de la realidad (desreaíización).

• Miedo a volverse loco o a perder él control.

• Miedo a morir.

• Sensación de hormigueo en diversas partes del cuerpo (parestesias).

• Escalofríos.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home