La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La belleza física

La belleza es la propiedad de las cosas que hace amarlas y nos produce deleite. Desde un punto de vista psicológico, belleza sería lo que resulta atrayente y placentero a los sentidos y causa disfrute contemplarlo, escucharlo, saborearlo, olerlo o tocarlo. Existen cosas bellas, así como seres humanos bellos. Hombres atractivos y mujeres hermosas.

Desde hace miles de años, los seres humanos empezaron a desplegar el sentido de lo que era precioso y aparecen las primeras pinturas artísticas prehistóricas. Hace 5 mil años en Egipto podemos apreciar en sus pirámides y mausoleos otros conceptos de belleza. Los griegos y los romanos definen otros parámetros de lo que es hermoso. Durante la edad media, el renacimiento, y los siglos posteriores fueron cambiando los criterios que definen lo bello, hasta llegar al siglo actual con nuevos elementos para discutir qué es o no, atractivo.

Todas las sociedades tienen distintas concepciones de la belleza. En incontables pinturas y más reciente fotografías notamos que para muchos hombres de una época las mujeres "rellenitas" eran bellas, en otros momentos las prefirieron más delgadas. Las mujeres, dependiendo su contexto sociocultural, tendrán distintas preferencias. Pero una cosa es cierta: En todos los lapsos y culturas, lo simétrico y la armonía han estado presente en la idea aceptada de belleza.

En recientes estudios con bebes se ha demostrado que a ellos les gusta ver y se quedan más minutos observando, con manifiesto agrado, a los rostros más "bonitos" de personas. Definiendo como caras lindas a las más simétricas. También se ha encontrado en mujeres que prefieren o escogen pareja, tomando en cuenta la simetría de la cara y del cuerpo del hombre. Algunos autores especulan la posibilidad de que la mujer se encuentre preparada genéticamente para seleccionar al "mejor" hombre para procrear un buen hijo, acorde a la ley de conservación de la especie y de la sobrevivencia de los más aptos. Ellas tendrían la capacidad de medir al "mejor" hombre genéticamente hablando, al calcular la simetría de su rostro y cuerpo. A mayor simetría "mejor" serían los genes de la pareja. El hombre escogería de igual forma y por ello la mujer, en todos los pueblos y culturas y durante todos los tiempos, se han maquillado para igualar ambas partes de la cara como cejas, labios o los ojos. También el hombre buscaría a la mujer saludable, rozagante. Quizá por eso las mujeres de la edad media se pinchaban un dedo y con la sangre se enrojecían los cachetes y luego se usara el rojo o rosado de los cosméticos hasta nuestros días.

 

 

 

Menú de este tema

Home