La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

 

 

La bomba atómica alemana.

Noviembre de 1944. Bajo la denominación clave de Misión Alsos, un comando de inteligencia militar dirigido por el científico Samuel Goudsmit entra en la universidad de Strasburgo, con la esperanza de encontrar a los principales técnicos que llevan a cabo las investigaciones nazis sobre energía nuclear. Tras semanas de búsqueda en las principales ciudades francesas y Alemanas, Goudsmit finaliza su misión con éxito apresando a más de veinte científicos Alemanes. En la lista figuran varios premios Nobel y personajes de la talla de Werner Heisenberg, uno de los padres de la física cuántica.

Después de meticulosos interrogatorios, visitas a diversos laboratorios y un análisis exhaustivo de varios documentos nazis, Goudsmit llega a la conclusión de que Alemania no sólo no posee el arma atómica, sino que sus científicos siempre estuvieron muy atrasados en ese sentido. Goudsmit seleccionó, según su opinión, a los diez científicos mas relevantes del grupo, que comenzaron un largo peregrinaje por media Europa como "prisioneros" de guerra, deteniéndose brevemente en Bélgica y Francia para acabar finalmente en una espaciosa casa de campo inglesa en Farm Hall (cerca de Cambridge). Todo ocurrió dentro de la denominada Operación Epsilon, cuyo objeto era el que los soviéticos (principalmente) y los franceses, no tuvieran acceso al grupo de científicos Alemanes.


Farm Hall y la Operación Epsilon

Lo que sucedió en Farm Hall desde el momento de su llegada, hasta la fecha en que fueron liberados (diciembre 1945) y devueltos a Alemania la totalidad de los científicos apresados, cayó en el más tupido de los secretos. Lo cierto es que, aunque bien acomodada, la casa estaba abarrotada de micrófonos y aparatos de escucha, aparte de poseer unas excepcionales medidas de seguridad (existía un guarda militar para cada preso).

Durante un año oficiales norteamericanos y británicos pudieron analizar las conversaciones que los científicos tenían entre sí, para determinar hasta que punto realmente Alemania desarrolló potencial nuclear. Ello dio lugar a que durante muchos años creciera el mito de las famosas "cintas" de Farm Hall, que se decía circulaban en diversos ambientes militares de la época. Hubo que esperar hasta el año 92 para que finalmente se diera a conocer al público un resumen del contenido de las conversaciones, pues oficialmente, tanto las cintas originales como las transcripciones en alemán de las mismas han desaparecido.

Lo que se desprende de dicha "información" es que, aunque de gran calidad, el trabajo de los nazis en el campo nuclear estaba anticuado. Todos en general y Heisenberg en particular, ni siquiera conocían la diferencia entre un reactor nuclear y una bomba atómica, e incluso se llegó a decir que algunos de ellos desconocían el plutonio o lo confundían con otros elementos químicos. Según esta versión de los hechos casi todos ellos quedaban al nivel de auténticos analfabetos científicos; ello hizo que algunos investigadores e historiadores dudaran de la tesis oficial, pues la verdad parece ser otra. Pero vayamos por partes.

Uno de los detenidos en Farm Hall era Otto Hahn, quien en 1938 y junto a Strassman inauguró la carrera por la bomba atómica al realizar la primera fisión nuclear de uranio y torio, dándole así a Alemania el liderazgo en el campo nuclear; anecdóticamente Hahn recibiría el premio Nobel por dichas investigaciones en el 44 mientras estaba detenido en Farm Hall, y años después desarrollaría proyectos nucleares en la España franquista para la J.E.N. (Junta de energia nuclear). Por su parte Heisenberg, en una conferencia realizada en Copenhague en el 43, dejaba claro que los nazis no sólo conocían el potencial de una desintegración nuclear en cadena del uranio-235 (base de una bomba atómica), sino que habían desarrollado reactores nucleares propios, necesarios para la obtención del uranio enriquecido y el plutonio que sirven de material para una bomba atómica.

Ademas, Goudsmit cometió un grave error, creyendo que toda la investigación nuclear nazi se centraba en el equipo formado por Heisenberg, Hahn y von Weizsäcker (que diseño reactores nucleares), dejando fuera de los detenidos a importantes investigadores como Fritz Bopp (ayudante de Paul Harteck) que era el más dinámico personaje del proyecto uranio, ya que bajo su dirección, se desarrollaron nuevos métodos para producir agua pesada, se construyeron reactores nucleares y se separaron isótopos de uranio.

Hoy en día se sabe que existía otra línea de investigación además de la oficial, que estaba dirigida por Manfred Von Ardenned y Frith Bopp; que elaboraron un exitoso método, por el que se conseguía uranio enriquecido, plutonio y agua pesada a mayor velocidad que en Oak Ridge (mayor planta productora del bando aliado). Pero ¿hasta dónde llegaron sus investigaciones?

En los días finales de la guerra, el ministro de propaganda Goebbels, anunció al mundo que Alemania estaba fabricando una "sorprendente y poderosa arma, que cambiaría el signo de la contienda dando la victoria final a Alemania". En Mayo del 45, en el océano pacífico, los americanos capturan un U-boot (el submarino nazi U-234). Con un diseño revolucionario, de tamaño tres veces al normal y con rumbo a Japón, encuentran en sus bodegas un inquietante "tesoro": planos y piezas para construir cohetes similares a las V-2 (las bombas volantes), cazas a reacción y lo más sorprendente.... piezas para la construcción de gran parte de una bomba atómica de diseño nazi. Pero no acababan ahí las sorpresas, ya que en varios de los tubos destinados al transporte de torpedos se encontraron unos envases metálicos que contenían varios kilos de uranio enriquecido (U-235) altamente radiactivo.

El objetivo de ese formidable botín era que Japón construyera la bomba para así poder derrotar a los americanos que aún estaban en guerra. Pero eso nunca sucedió, ya que el 23 de mayo se transmitió el descubrimiento a la base naval de Portsmuth, en donde decidieron que todo el material (incluido el uranio) fuese llevado a Los Alamos (desierto de Nuevo Méjico), donde se probaría varias semanas más tarde la primera bomba atómica.

 

Menú de este tema

Home