La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Calidad de vida

Un problema que se plantea frecuentemente en la sociedad actual es el de la calidad de vida. Anteriormente los intereses se habían dirigido más a intentar alcanzar el confort y el progreso material, pero en esta lucha el ser humano comenzó a darse cuenta que muchos sacrificios no tenían sentido, ya que precisamente veía deteriorarse su calidad de vida.

La calidad de vida incluye muchos factores interrelacionados entre sí, el confort, las disponibilidades materiales, el tiempo de trabajo, el de ocio, el tiempo para dedicar a nuestros familiares, hijos y amigos, el disfrute de la naturaleza, de la cultura, de asistencia sanitaria, etc. Hay personas que generan recursos económicos importantes, pero que carecen de tiempo para disfrutar de los beneficios que les podría producir la buena utilización de dichos recursos, y no tienen tiempo para dedicar a otras personas o para realizar actividades o hobbies verdaderamente satisfactorios.

Decimos entonces que estas personas tienen una escasa calidad de vida, a pesar de que puedan tener unos ingresos altos y vivir en pleno confort material.

Por tanto, la calidad de vida surge como un punto de equilibrio en una ecuación que mide el tiempo y esfuerzo que dedicamos a una actividad en proporción con los beneficios que vamos a poder obtener mediante el ejercicio de la misma. Cualquier exceso en lo que se refiere a alguno de los factores enunciados anteriormente lleva a un desequilibrio que deteriorará antes o después nuestra calidad de vida por falta de medios económicos, exceso de trabajo, estrés, falta o exceso de tiempo libre, difícil acceso a la naturaleza, pérdida excesiva de tiempo causada por el transporte, etc.

Conseguir una calidad adecuada de vida implica una cierta capacidad para organizarse y valorar fríamente lo que realmente deseamos; lo que nos resulta imprescindible y las cosas que realmente no necesitamos para nada; y, calculando nuestras posibilidades actuales y las previsibles para el futuro, sacarles el máximo partido con realismo, hasta encontrar el punto de equilibrio ideal.

 

 

 

Menú de este tema

Home