La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN ADOLESCENTE Y FACTORES DE RIESGO

Los avances en la investigación de las causas de la depresión en la adolescencia han sido considerables, a la par que se han incrementado los estudios que intentan dar una explicación a este trastorno, sin embargo aún sigue siendo difícil comprenderlo en su totalidad.

Las causas de la depresión en la adolescencia son similares a las de la depresión en la infancia (véase el espacio «Depresión infantil» en Los niños). La relación de diversos factores como la vulnerabilidad genética, las desavenencias de la vida y las estrategias de afrontamiento del adolescente, parecen explicar en gran parte el desarrollo del trastorno.

 

VULNERABILIDAD GENÉTICA

Un número considerable de adolescentes que sufren una depresión tienen antecedentes familiares de trastornos depresivos (padres, tíos, abuelos), y aun cuando esto es así, se ha podido constatar que el historial familiar de depresión no tiene por qué tener necesariamente una base genética. Los chicos "aprenden» a comportarse de una forma determinada y reaccionan ante las adversidades según lo que han visto en su entorno familiar, mostrándose más propensos a desarrollar una depresión como un "comportamiento aprendido» para afrontar las contrariedades de la vida cotidiana. Aun cuando los factores genéticos juegan un papel importante en el desarrollo de una depresión, no se ha demostrado que se herede un «gen» específico, pero sí una «vulnerabilidad genética» que puede llevar a desarrollarla. Que finalmente ocurra o no, dependerá de la combinación de diversas situaciones adversas en un momento determinado en el tiempo y del modo en el que el adolescente valore éstas. Para ello hay que atender a la presencia de determinados factores de riesgo.

 

FACTORES DE RIESGO

- Pérdidas de distintos tipos: de un progenitor (por una separación o fallecimiento), de la autoestima como consecuencia del bullying o acoso escolar.

- Fracasos recurrentes, vivencia de distintos tipos de abuso (físicos, emocionales, sexuales).

- Entorno familiar conflictivo o en el que coexiste un familiar con un trastorno mental, abuso de alcohol y drogas, depresión, etcétera.

- La presencia de otros problemas emocionales y trastornos del comportamiento, dificultades en el aprendizaje, déficit de atención con o sin hiperactividad, trastornos de la alimentación, abuso de sustancias, etcétera.

- En algunos casos, el padecimiento de otros trastornos físicos crónicos (como la diabetes, insuficiencia renal crónica...), algunas patologías agudas o la hospitalización prolongada del adolescente.

- Los adolescentes muy autoexigentes, perfeccionistas y excesivamente responsables son también más vulnerables a sufrir una depresión.

 

 

 

 

 

 

Menú de este tema

Home