La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

Cómo controlar el dolor

El dolor es un síntoma subjetivo en cuya raíz hay algo objetivo. Nocicepción es, en medicina, la detección y reconocimiento por parte del organismo de los estímulos dolorosos. A veces este reconocimiento no aparece bajo determinadas enfermedades, o por aprendizajes muy especiales. Los enfermos esquizofrénicos crónicos y muy deteriorados no tienen a veces esta nocicepción. Algunos bonzos son otro ejemplo. Se ha dicho que hay una sustancia en el organismo que es capaz de anular esta nocicepción y que se ha denominado sustancia P.

El dolor es una percepción y reconocimiento consciente del estímulo nociceptivo. Estímulo nociceptivo tenemos cuando estamos anestesiados y no sentimos dolor, o durante el sueño. El dolor es siempre consciente. Otro ejemplo sencillo es el de los borrachos, que tienen nocicepción, pero por tener una conciencia enturbiada por el alcohol no tienen, o tienen muy poco, dolor.

Finalmente, el dolor es sufrimiento, es decir, la respuesta afectiva, conductual y emocional, frente al dolor, se llama generalmente sufrimiento.

Algunos dolores no se controlan con analgésicos. Por ejemplo, la angina de pecho. Otro axioma importante es que hay que tratar al enfermo y no al síntoma. Y esto es lógico, porque el sufrimiento es algo muy personal. El control del dolor hay que hacerlo a su debido tiempo, ya que si no, estamos evitando que el organismo se defienda de acontecimientos externos e internos.

El dolor se controla tratando en primer lugar la nocicepción. Es decir, inhibiendo o solucionando esta nocicepción donde se produzca. La angina de pecho se trata haciendo que las arterias coronarias aumenten su caudal de sangre por medios químicos que no son analgésicos. En algunos casos se usan estos últimos, en otras ocasiones, se usan antiinflamatorios, etc.

El segundo escalón es tratar la percepción y el reconocimiento del estímulo nociceptivo. En este caso, se usan los anestésicos, que lo que hacen es disminuir, hasta anular, la conciencia de una forma reversible. El analgésico actúa, en general, sobre la nocicepción; el anestésico actúa sobre la percepión del dolor. Las fronteras entre los analgésicos y la anestesia son muy permeables y, a veces, analgésicos y anestesia se confunden.

En los últimos tiempos, se han buscado de fármacos que hagan disminuir al máximo la percepción, y se han creado unidades médicas multidisciplinarias para el tratamiento de la percepción y reconocimiento del dolor. Son las unidades multidisciplinarias del dolor. Ha ocurrido así, porque las enfermedades que producen dolor crónico han ido en aumento al alargarse la vida. La degeneración, por ejemplo, de los sistemas osteoarticulares en Occidente hace que hayan aumentado de una forma alarmante los dolores crónicos articulantes.

 

 

 

Menú de este tema

Home