La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

CÓMO SUPERAR EL TEDIO

El tedio es la sensación de fastidio que surge dentro de una situación de aburrimiento intenso y duradero. Es un sentimiento que aparece cuando vemos que lo que estamos haciendo (o dejando de hacer, ya que va muy unido a la pasividad) no da más de sí, ya que se ha convertido en una situación insoportable. El tedio es, por tanto, como la culminación de un período durante el cual sentimos un progresivo vacío interior. La paradoja está en que el mismo tedio puede aprisionarnos, dificultándonos el salir de su círculo, con lo que, por pasividad, nos mantenemos en una situación tediosa como si no tuviésemos fuerzas suficientes para poder escapar de ella.

La lucha contra el tedio pasa por dos vertientes: evitar que aparezca, y, si ya apareció, conseguir eliminarlo lo antes posible. Para evitar la presencia del tedio es necesaria una buena programación de todas nuestras actividades diarias, saber a qué vamos a dedicar nuestro tiempo y planificarlo según apetencias que estén a nuestro alcance, lo que además de librarnos del tedio, puede aumentar nuestro rendimiento personal. Se trata de intentar sacar el máximo partido a todo lo que hacemos, organizándonos para trabajar o estudiar con la máxima eficacia, y disfrutar plenamente de otras actividades de ocio o descanso. Una buena organización evita esos lapsos más o menos prolongados de tiempo en que tenemos la sensación de no saber o no tener nada que hacer y que nos puede sumir en el tedio.

Otras veces, el tedio nos invade dentro de una actividad rutinaria que estamos realizando de forma más o menos obligatoria. Si esto es así, lo más probable es que progresivamente hayamos ido abandonando posibilidades de cambio y gratificación, por una falta de entrega plena a la misma, que conduce a una tediosa rutina. Hay que plantearse entonces una visión más amplia de esa actividad, exigiéndonos una superación cualitativa que proceda de nuestras posibilidades creativas. Organización planificada, es decir, orientada hacia el futuro, creatividad y un espíritu abierto capaz de descubrir las nuevas posibilidades que ofrece una misma situación, pueden ser tres armas básicas para luchar contra el tedio, especialmente si las aplicamos en colaboración con otras personas, o al menos, dentro de un ambiente de buena comunicación interpersonal.

 

 

 

Menú de este tema

Home