La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

CÓMO SUPERAR UN DEFECTO FÍSICO

Un defecto físico provoca un sentimiento de inferioridad física que hay que afrontar. El origen del complejo es real, está ahí, pero nunca se puede permitir que llegue a convertirse en un complejo. Vamos a ver algunas soluciones prácticas para superarlo:

1. Hay que circunscribir el defecto con exactitud. No por tener una nariz horrorosa el resto de la cara ha de carecer totalmente de atractivo.

2. Al tiempo que se ve el defecto hay que valorar las propias cualidades físicas positivas: se puede ser bajo pero tener una bonita conformación física, o tener unas manos feas pero una boca preciosa,

3. Es preciso resaltar lo bueno que uno tiene y amortiguar el defecto. Así, éste llamará menos la atención. No es negar su existencia, pero sí hacerla menos aparente.

4. Sin lugar a dudas, hay que aprovechar todos los trucos estéticos. Conviene saber qué tipo de ropa, zapatos, adornos y maquillajes le van más a uno para superar el defecto.

5. Las compensaciones tanto físicas como psicológicas pueden ser altamente satisfactorias. Se debe compensar el aspecto defectuoso por otro u otros totalmente distintos: por ejemplo, la incapacidad para hacer deporte puede compensarse con la afición a la música o a la lectura. Incluso una incapacidad inicial puede superarse a base de esfuerzo.

6. Hay que tener en cuenta que no todo es el físico, el ser humano es cuerpo y espíritu. «Lo que hay por fuera» es muchas veces muy poco importante comparado con «lo que hay por dentro», con la personalidad.

7. No hay que empeñarse en la perfección inalcanzable. Se tiene que aceptar el propio defecto y aprender a vivir con él.

8. Existen algunos que son subsanables. La obesidad es uno de ellos, con esfuerzo y ayuda médica se consigue vencer. En cada caso hay que plantearse las posibles soluciones como la cirugía estética que hoy consigue resultados prodigiosos.

9. No se debe negar la evidencia del defecto. Hay que afrontarlo, buscar soluciones y ponerlas en marcha. Incluso es bueno hablar de él. La actitud del avestruz no lleva a nada.

10. Si el defecto va ganando terreno y corre el riesgo de convertirse en el origen de un complejo conviene acudir a un especialista que actúe como guía para encontrar las soluciones y la forma de afrontarlo.

 

 

Menú de este tema

Home