La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La comunicación no verbal

Llamamos comunicación no verbal a todos aquellos movimientos, gestos, posturas, etc., que transmiten un mensaje a la persona que nos acompaña en ese momento. Constituye un tipo de lenguaje no hablado y se lleva a cabo, generalmente, de manera inconsciente.

El cuerpo es un gran transmisor de mensajes, y adopta una posición de una manera u otra, según el humor del sujeto, de su carácter y de lo que sienta por la persona que le acompaña.

Una persona mantiene su cuerpo a una distancia de 45 ó 60 centímetros del sujeto con el que habla, distancia que es denominada la burbuja personal y que parece que todos consideramos como «territorio sagrado», siendo incómodo el que alguien intente «invadirlo». No nos importa que ese alguien sea una persona en la que confiamos, pero si se nos acerca demasiado un extraño, indicaremos a través del lenguaje no verbal, que tal conducta nos desagrada (mediante una mirada fría, echándonos hacia atrás, hundiéndonos en el sillón, cruzando las piernas y brazos como formando una barrera, o estirando mucho el cuello). Tales movimientos indicarán a nuestro acompañante que nos agradaría que se alejase al menos un poco de nosotros.

El rostro también indica sentimientos y pensamientos (expresiones, gestos, miradas...). Los ojos son un elemento crucial de comunicación, pues el sólo mirar a alguien indica que existe un interés hacia tal persona y la mirada puede ser vital para las etapas iniciales de una amistad.

El sabernos observados hace que nos sintamos vulnerables, expuestos a la opinión ajena. Si dos personas no se conocen mucho, tienden a no cruzar la mirada. También esto ocurre cuando un sujeto de status social más alto habla con uno de status más bajo.

Los ojos pueden expresar la forma de ser de una persona: un sujeto que mire hacia el suelo todo el tiempo, es probablemente tímido, inseguro..., y el mirar directamente a los ojos indica la necesidad de afecto o gran seguridad en sí mismo. La mirada también revela muchos sentimientos sexuales: se ha demostrado que a los hombres se les dilatan las pupilas cuando ven a una mujer hermosa, y a las mujeres cuando ven a un hombre atractivo o a un bebé. El tamaño de la pupila también expresa nuestros gustos en cuanto a lo que oímos u olemos (habrá dilatación al oír una melodía hermosa o cuando comamos algo rico).

También el tacto y el olfato transmiten mensajes: parece ser que percibimos más olores de los que nos damos cuenta; dependiendo del estado de excitación en el que nos encontremos, expulsamos una sustancia u otra (que no siempre es el sudor), que puede ser percibida e interpretada inconscientemente por nuestro acompañante.

Se ha descubierto que las manos y el ritmo corporal constituyen elementos esenciales en la comunicación. Expertos en cinesis (ciencia que estudia el movimiento corporal), dicen que cuando mostramos las palmas de las manos hacía arriba, indicamos entrega amistosa, mientras que si hablamos ocultándolas, o enseñando el dorso, no tenemos especial interés en nuestro interlocutor. En cuanto al ritmo corporal, parece ser que siempre nos estamos moviendo al hablar, y que nuestros movimientos envían señales indirectas a los demás: la forma de sentarnos, la posición de nuestros miembros, el que movamos un pie o las manos mientras el otro habla, puede indicar que estamos de acuerdo o no con nuestro acompañante. Por ejemplo, se ha comprobado que cuando dos personas discuten sobre algo y no están de acuerdo, cambian continuamente de postura y no coinciden en la forma de sentarse o colocarse, pero, curiosamente, si están de acuerdo, acabarán adoptando la misma postura corporal, de las manos, etc.

La comunicación no verbal se aprende igual que el lenguaje hablado, y los factores ambientales, como la cultura, influyen enormemente en sus formas.

 

 

 

Menú de este tema

Home