La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


Conductas adictivas.

Hasta hace escasos años, se asumía que el fenómeno de la dependencia era casi inexistente en las personas mayores. Sin embargo, algunos informes y estudios han mostrado que la dependencia no es rara en este segmento de la población.

En los países desarrollados, en los que las formas de solidaridad familiar, que antaño proporcionaba respuesta a las necesidades de la población mayor, han ido dando paso a la asistencia institucional como forma de garantizar la seguridad material y el cuidado de las personas de este grupo de edad. Se observa cómo en muchos casos esta seguridad se logra a costa de la marginación personal y social, la pasividad y el desarrollo de sentimientos de tristeza, soledad, abandono e inutilidad por parte de las personas mayores, que propician la búsqueda de caminos evasivos, normalmente a través del alcohol, sobre todo entre las personas de edad que pertenecen a los grupos más marginados. La capacidad de las drogas y de algunas conductas como el juego de alterar los sentimientos y las percepciones permite a los consumidores evitar enfrentarse, de forma directa, con realidades desagradables y enmascarar así el dolor y el sufrimiento.

Para una buena parte de las personas mayores la principal motivación para llegar a un abuso de drogas puede ser el intento de suprimir el dolor, el insomnio o la depresión, o sentirse con más energía, o bien controlar la ansiedad. Se ha identificado la adicción como una respuesta a la pérdida del status social y como una consecuencia del ocio excesivo de los que no tienen trabajo.

Los tranquilizantes, el alcohol, el tabaco y el café son las sustancias más consumidas en este grupo de edad. Por contra, en los escasos estudios que existen sobre el tema hay una total ausencia de consumo de drogas ilegales. Por ejemplo, en un estudio realizado en España, en las personas mayores de los Centros de Día de la Comunidad de Madrid (INSERSO, 1988), se encontró que las sustancias que tomaban en aquel momento eran el café o té (67%), alcohol (39%), tabaco (34%), tranquilizantes (8%) y barbitúricos X%). Sin embargo, no se halló consumo de heroína, cocaína, alucinógenos o hachís.

La aparición de las adicciones sin sustancia, especialmente la ludopatía en España, ha acarreado gran número de problemas a muchas personas, entre las que también se encuentran las personas mayores. Que se conciencien, concienciar a sus familias y que su nivel de estabilidad emocional sea bueno, son estrategias adecuadas para no llegar a padecer este problema con sus crudas consecuencias.

En la actualidad no se dispone de tratamientos diseñados y valorados específicamente para las personas mayores. Las intervenciones que se utilizan no difieren en gran medida de las aplicadas a otro tipo de individuos. Se necesita elaborar y evaluar modelos de intervención conductual que puedan ser aplicados a los problemas de adicción que presenten las personas mayores. De este modo, podremos determinar qué estrategias terapéuticas son las más adecuadas para el problema en cuestión y determinar qué componentes funcionan en nuestras intervenciones.

Es necesario hacer una llamada urgente a la sociedad y, en concreto, sensibilizar a las personas de más edad sobre la peligrosidad que les puede acarrear el consumo de determinadas sustancias que suelen consumir (alcohol, tabaco, café y fármacos). Se ha observado en algunos estudios que las personas mayores tienen un gran desconocimiento sobre esta cuestión, ya que lo ven más como un problema que afecta a la juventud, y asociado a las drogas ilegales, y no tienen conciencia de que realmente ellos son consumidores al no identificar el concepto droga con el tipo de sustancias que ingieren más frecuentemente.

Todo lo anterior nos permite concluir que las conductas adictivas son un fenómeno que tiene una gran relevancia actual al afectar a gran número de personas. Aunque en las personas mayores no tiene tanta incidencia como en los jóvenes, en aquellos casos en donde les afecta lo hace de un modo más incapacitante, más problemático, especialmente por la edad, y por la problemática asociada al problema adictivo y a los problemas físicos, psicológicos y sociales, que suelen estar presentes en la adicción.

 

Menú de este tema

Home