La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 


El contexto social de las personas mayores.

Otra dificultad para tratar con personas mayores es la necesidad de conocer el característico medio social de las mismas. El ambiente es un factor clave en las aproximaciones conductuales y juega un importante papel en la etiología, exacerbación o tratamiento de los problemas conductuales de los adultos mayores.

El contexto puede incluir ambientes específicos (hospitales, centros de jubilados, residencias, etc.) además de leyes específicas para las personas mayores. La comprensión de este contexto social se basa en el conocimiento de cómo es teóricamente y la experiencia de cómo es en la práctica, y es fundamental para la comprensión de la conducta de las personas mayores. Un peligro de la exposición selectiva de los profesionales a estos ambientes es que muchas personas que son expertas sobre un contexto determinado (residencias), se consideran expertas sobre las personas mayores en general.

Este tipo de trabajo requiere que el análisis de las circunstancias propio del mundo social de las personas mayores esté basado en la observación y el estudio más que en las suposiciones comunes y frecuentemente falsas de muchos adultos jóvenes. La asunción de que vivir en un ambiente específico para personas mayores ayuda a incrementar las relaciones amistosas es algo que sólo alguien ajeno a ese mundo puede creer. Muchos de los ambientes especiales para personas mayores son intolerantes ante la fragilidad o las desviaciones sociales de cualquier tipo.

A primera vista, puede parecer que las "residencias asistidas" proveen de cuidados paliativos y servicios de rehabilitación a los ancianos dependientes y frágiles. En muchos casos, las residencias sí realizan estas funciones. Sin embargo, algunas de ellas en realidad incrementan la dependencia y el exceso de discapacidad de sus clientes debido a contingencias conductuales que refuerzan la conducta dependiente o problemática mediante un mayor contacto social con el personal.

Este patrón puede ser reversible con un esfuerzo consciente para recompensar las conductas apropiadas o independientes, como vestirse uno mismo o comer solo, con refuerzos sociales, incluso si el proceso lleva más tiempo y está peor realizado que cuando lo lleva a efecto el personal. Este ejemplo demuestra la importancia de un análisis funcional cuidadoso para evaluar si el medio social específico de la persona mayor favorece o perjudica la salud y el bienestar del individuo.

 

Menú de este tema

Home