La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 

 

LA CREATIVIDAD

La creatividad es una de las funciones psíquicas de orden superior, es una de las que más diferencian al ser humano del resto de los seres vivos. Crear significa elaborar algo nuevo, distinto y de cierto valor. Hay personas más creativas que otras, de algunas decimos incluso que son geniales, debido al gran valor de lo que crean dentro del campo artístico, científico, etc. A veces, da la impresión de que algunos procesos creativos tuviesen algo de incomprensible, de mágico, de sobrenatural. Resulta difícil comprender cómo es posible que algunas personas sean capaces de crear cosas tan extraordinarias.

Los griegos atribuían la capacidad de crear grandes obras a la inspiración de las musas o de los mismos dioses. Durante mucho tiempo se relacionó la creación con la inspiración divina o con un don de Dios. Durante el Romanticismo se desarrolló plenamente el concepto de «genio»; los grandes artistas eran seres superiores, «geniales», dotados de un don especial. Más tarde, y a la luz de los conocimientos de la moderna psicología se fueron desarrollando diversas teorías que intentaron explicar desde otros puntos de vista los fenómenos creativos, alejándose de ese ambiente mítico que rodeaba a la creatividad.

Con la introducción del concepto del inconsciente, es decir, de la convivencia dentro de la vida psíquica individual de procesos que escapan a la conciencia de quien los posee, se desarrollaron teorías que entendían que en el proceso creativo intervenían mecanismos inconscientes mediante los cuales, una persona acumulaba dentro de sí una serie de experiencias y conocimientos que, en un momento dado, se asociaban de forma adecuada, dando lugar a lo creativo.

Es como sí durante mucho tiempo se hubiesen ido incubando una serie de ideas que se asocian de repente para dar lugar a la creación, de forma más o menos súbita, como en los llamados «fenómenos eureka» en que una especie de iluminación surge como solución a un problema sin descifrar.

Muchas veces estas soluciones surgen tras un periodo de descanso, o tras un tiempo en que esa persona ha dejado de pensar en el problema; en otras ocasiones se tiene la impresión de que se ha resuelto tras el sueño o incluso durante el sueño. Por ejemplo, F. A. von Kekulé dijo haber descubierto mientras soñaba la estructura anular del benceno. Los ejemplos referidos a la creatividad en el mundo del arte son muy numerosos. Esta actividad creativa durante el sueño reforzaría el papel de los procesos inconscientes dentro de los creativos.

La psicología conductista, desarrollada fundamentalmente por l. Watson, se ha interesado poco por la creatividad. Desde su punto de vista, las respuestas presuntamente creativas que se ofrecen ante situaciones nuevas vienen a ser una réplica de otras similares que se vivieron con anterioridad; y, cuando son realmente nuevas en todos sus componentes, se solucionan por combinaciones aleatorias, es decir, combinando de diversas formas todas las posibles respuestas.

La psicología cognitiva, por último, está intentando explicar los fenómenos creativos desde una nueva perspectiva. Weisberg, por ejemplo, defiende que el concepto del «genio creativo» es algo puramente mítico. Según su teoría, la creatividad no pasa de ser una actividad resultante de procesos de pensamiento ordinarios de individuos absolutamente normales, que surgirían de forma progresiva («incremental») a partir de los intentos iniciales de resolver el problema. Por tanto, la creatividad surgiría en relación con una serie de conocimientos que esa persona tiene del problema que trata de resolver, de modo que progresivamente se acercaría a la solución.

¿Cuál de todas estas teorías es la más acertada? Posiblemente todas tengan parte de razón. Tal vez no existan «genios», entendidos como tales, pero no cabe duda de que existen personas más dotadas que otras desde el punto de vista de la creatividad. A veces, intervienen procesos inconscientes a la hora de crear, aunque también resulta necesaria una cierta preparación previa en la que cuentan experiencias similares vividas o resueltas con anterioridad, y el mismo azar. Con todo, la creatividad sigue contando con un cierto carácter sobrenatural y son muchos los que continúan creyendo en la fuerza de la inspiración.

 

 

 

Menú de este tema

Home