La Página de la Vida / www.proyectopv.org Página Principal

   Recibe tu Boletín            Vídeos             Libros, presentaciones, posts...

 
   
 
 
 
 
Búsqueda personalizada
 
 

 
 

La delincuencia

La delincuencia constituye un grave problema social de difícil prevención. Hay muchos tipos distintos de delincuentes al igual que factores de índole individual o social que favorecen el que una persona se convierta en un delincuente. La psiquiatría y la psicología se han interesado en profundidad por este problema, aportando datos de gran interés a la hora de comprender este fenómeno.

Uno de los estudios más clásicos, dentro de los recientes, es el de Bromberg, que estudió diez mil delincuentes de Nueva York buscando la presencia de trastornos mentales con los siguientes resultados: un 41 por 100 eran personas absolutamente normales, otro 41 por 100 no podían ser diagnosticadas de padecer un trastorno psicopatológico, aunque presentaban ligeras alteraciones de personalidad; el 18 por 100 restante padecían una alteración psicopatológica que correspondía en un 7 por 100 a las personalidades psicopáticas, otro 7 por 100 a las neurosis, un 2,5 por 100 a los deficientes mentales y un 1,5 por 100 a las psicosis. De este estudio se desprende que son relativamente poco frecuentes los actos delictivos cometidos por enfermos mentales, ya que incluso dentro del 18 por 100 considerados por el autor como tales, se incluyen trastornos, como las personalidades psicopáticas que son más bien personalidades anómalas y no enfermedades, ya que se pueden encuadrar dentro de ese campo intermedio que se sitúa entre la normalidad y la enfermedad propiamente dicha.

También se ha estudiado la posible carga genética de la delincuencia sin que se hayan obtenido resultados significativos. El descubrimiento de la existencia en algunas personas, de un cromosoma «Y» supernumerario que configuraría la alteración cromosómica denominada trisomía XYY, hizo sospechar que estas personas en las que se había advertido un mayor nivel de agresividad serían más propensas a las conductas delictivas, pero no se hallaron diferencias verdaderamente significativas, tanto más si tenemos en cuenta que se trata de un trastorno muy poco frecuente. Sin embargo, sí se ha podido comprobar que existen ciertas familias dentro de las cuales la delincuencia es mucho más frecuente entre sus miembros en relación a otras características similares, lo que se explica por la influencia de factores ambientales referidos al propio medio familiar; es decir, intervendría la educación que los padres de forma explícita o a través de su propio ejemplo, transmiten a sus hijos.

Desde el punto de vista sociocultural existen una serie de factores que favorecerían, especialmente durante la infancia, el que un niño se llegue a convertir en un delincuente cuando alcance una edad que se lo permita. La falta de cariño experimentada durante la infancia por ausencia o abandono de uno o ambos padres, o simplemente, por despreocupación de los mismos en lo que respecta a la educación de sus hijos, así como un ambiente familiar en el que predomina la violencia entre sus miembros, el hacinamiento, etc., que facilitan que el niño tienda a salir de casa el mayor tiempo posible, y por tanto, a reunirse en la calle con otros niños formando pandillas de marginados, serían factores que facilitarían mucho el que se desarrollase en éstos una cierta tendencia a cometer actos delictivos.

Hay que tener también en cuenta que todas estas circunstancias dificultan la escolaridad del niño, que en ocasiones ni tan siquiera acude a la escuela, lo que va a dificultar sus perspectivas de futuro y su adaptación social, configurándose dos factores más que lo pueden predisponer hacia la delincuencia. Paradójicamente, también se puede favorecer las tendencias delictivas cuando los padres adoptan con sus hijos una actitud de sobreprotección, especialmente si se trata de hijos únicos, ya que éstos se sienten inseguros y carecen de un patrón de conducta personal y están acostumbrados a obtener rápidamente todo lo que desean casi sin esfuerzo, siendo muy intolerantes ante las frustraciones. Estas circunstancias cobran aún mayor importancia cuando actúan sobre niños con un temperamento en el que destaca la impulsividad y un manejo inadecuado de la agresividad.

Por último, cabe señalar que algunas conductas delictivas son llevadas a cabo de forma totalmente esporádica, siendo relativamente frecuentes los casos en los que no se repiten a lo largo de toda la vida. El consumo de drogas es un factor de una importancia decisiva a la hora de valorar las características del delincuente dentro de la sociedad actual, ya que se trata tal vez del factor que induce con más frecuencia a la realización de actos delictivos. Hay que tener en cuenta dos aspectos cardinales en este sentido: muchas personas predispuestas a la delincuencia coinciden en sus rasgos de personalidad con las que consumen drogas, por lo que confluyen simultáneamente en las mismas personas ambas tendencias, a la delincuencia y a la drogadicción. Por si esto fuera poco, se añade la circunstancia de que el consumo de drogas supone un desembolso periódico de cantidades importantes de dinero, que no tienen a su disposición la mayoría de los drogadictos con lo que éstos se ven obligados a obtenerlo de forma ilícita (generalmente traficando también ellos con la droga) para mantener la dependencia que han contraído con este tipo de sustancias.

Si junto con los factores anteriores tenemos en cuenta que uno de los principales efectos de la drogadicción consiste en un deterioro progresivo de la personalidad del sujeto dependiente con pérdida grave de los valores éticos y de proyección social, seguida de una degradación que se amplía al vínculo familiar y finalmente a un nivel puramente individual, se comprende fácilmente que las drogodependencias constituyan en el momento actual el principal factor determinante de las conductas delictivas, cobrando una progresiva importancia en el análisis de las causas que influyen directamente en el incremento experimentado por el problema de la delincuencia durante los últimos años.

 

 

 

Menú de este tema

Home